El pueblo Dogon / El mito Dogon

En la república de Malí, un país del África Occidental, situada en la frontera del Sahara con las sabanas y a una distancia de 1.500 kilómetros del Atlántico, habita el pueblo Dogon. Pegadas a las paredes del acantilado de Bandiagara se extienden unas construcciones de barro con techo de paja, algunas a 200 metros del suelo, allí, vive la tribu Dogon. Hace más de medio siglo que, debido a su carácter pacífico, erigieron las casas en zonas abruptas como estos acantilados, para protegerse de los ataques de otras tribus. El origen exacto de los dogones es impreciso. Algunos estudios afirman que descienden de los egipcios.

Ubicación del pueblo Dogon.

Ubicación del pueblo Dogon.

 

El pueblo Dogon, por norma general, no acepta a los extranjeros, hecho que no impide que sean frecuentemente visitados en la actualidad, ya que no son agresivos con la presencia foránea pero si desconfiados con estos. Para ellos, la vida es algo sagrado, concepción que les hace poseer una actitud pacífica y respetuosa entre ellos y con los forasteros.

Poblado Dogon.

Poblado Dogon.

 

Los dogones son objeto de visitas constantes por parte de investigadores y turistas del mundo entero. Todo ello es debido a sus enrevesadas creencias, mitología y cosmogonía. Pero principalmente a un hombre; Marcel Griaule, quien hace ahora ochenta años, se interesara por un extraño poblado ubicado en los acantilados de Bandiagara y llegara a la conclusión de que la tribu Dogon era muy distinta de otras tribus africanas.

EL Comienzo.

Marcel Griaule

Marcel Griaule

 

 

 

 

 

 Entre 1928 y 1933, el etnólogo Marcel Griaule (1898-1956), participó en dos grandes expediciones; una a Etiopía y otra a Dakar, itinerario que cruza África. Es en esta segunda expedición donde. por primera vez, se encuentra con el pueblo Dogon. El contacto con la tribu, deja fascinado a Griaule.

Entusiasmado por su experiencia con los dogones, organiza una nueva expedición, para profundizar en el estudio etnográfico, esta vez con una colega, la antropóloga francesa Germain Dieterlen (1903-1999).

Germaine Dieterlen

Germaine Dieterlen

Ambos, se destacarían en vida por una extensa investigación que realizaron de la tribu Dogon. Algo que, desde luego, no fue una labor fácil. El propio Marcel Griaule, declaró que le costó cerca de 15 años obtener la confianza del jefe de la tribu Dogon. Griaule y Dieterlen, mantuvieron conversaciones durante treinta y tres día consecutivos con un hogón, así denominan los Dogones a los chamanes, llamado: Ogotemeli.

Hogon

Hogon

 

 

 

Este hogón, le transmitió sus conocimientos, a través de sus leyendas, sobre la clasificación de las plantas y la cosmogonía. Según Dieterlen, había realizado una descripción de la luna como algo seco y estéril. Comentó que Júpiter, poseía cuatro satélites. Contenían datos científicos, exactos y detallados del sistema solar, todos ellos recogidos en su mitología. Datos imposibles de obtener por ellos mismos y sin explicación racional alguna, puesto que el contacto con el exterior era prácticamente inexistente, de cómo obtuvieron dichos conocimientos. En el ámbito místico, sus creencias, comparten muchas concomitancias con las bíblicas y mesopotámicas, algo que entusiasmó a los historiadores de las religiones tribales.

 

EL Mito.

Sirio

Sirio

 

Pero lo más sorprendente de todo, y esto es lo que constituye el denominado mito Dogon, fue que los Dogon conocían la existencia de Sirio B, una estrella imposible de distinguir a simple vista. Argumentaron que Sirio B, a la que le dan el nombre de “Po Tolo“, giraba alrededor de Sirio A “Sigui Tolo” en un plazo de unos cincuenta años, poseían dibujos donde describían la órbita de Sirio B (Po tolo), alrededor de Sirio A (Sigui tolo) y lo más extraordinario es que son exactamente idénticos a los del moderno diagrama astronómico. Aseveran que existe otra estrella que es cuatro veces mayor que “Po Tolo” a la que denominan: “Emme Ya” (Sirio C).

Subrayar que si es imposible vislumbrar a Sirio B, a simple vista, más improbable es lograr diferenciar una estrella de otra.

En la actualidad la existencia de la tercera estrella Sirio C (Emme Ya), es objeto de investigación y a pesar de los esfuerzos de los astrónomos nunca ha sido observada, por lo que no se puede afirmar su existencia.

Los Dogones afirman que todos sus conocimientos fueron obtenidos de unos seres procedentes del sistema estelar de Sirio. Estos seres, habitan en “Nyan Tolo“, satélite de “Emme Ya“, y son denominados “Nommos“. Según la tradición dogona, estos entes tienen una apariencia anfibia y llegaron en tiempos remotos descendiendo del cielo en un “arca voladora”.

EL Ritual Sigui.

Cada cincuenta años, fieles con el ciclo orbital de Sirio B alrededor de Sirio A, los dogones celebran sus ceremonias de renovación, las cuales son conocidas como Fiestas Sigui, en honor a “Sigui tolo” (Sirio A). Elaboran complejas máscaras para el ritual celebrando la entrada de un nuevo ciclo.

 

Collage máscaras Dogon

Collage máscaras Dogon

 

Este ritual es tratado con el mayor de los respetos, pues, para ellos, este ciclo orbital deparara cambios trascendentales para la humanidad. El próximo ritual se producirá en el año 2027.

Vestuario.

Vestuario.

 

Conclusión…

Desde luego, la exactitud de los datos que en aquellos años los dogones tenían de Sirio no deja de sorprender actualmente. Conocimientos estos que sustentaban una base científica real y que posteriormente han sido admitidos en cosmografía. Leyenda, mito o llámesele como quiera, la verdad es que los dogones eran poseedores de datos concluyentes sobre el sistema solar y Sirio. Era evidente que existió para ellos una fuente de información externa. Por sus propios medios era imposible obtener tan vasto conocimientos. Hallar la procedencia de esa información ha sido una constante entre los antropólogos y científicos, pues ahí radica gran parte del mito dogon.

Para una parte de los investigadores, los dogones, habían tenido contacto con los occidentales antes de la visita de Griaule, lo que originó un proceso de contaminación cultural debido estos visitantes. El astrónomo francés Henri A. Deslandres, al parecer, estuvo en territorio dogon, su objetivo era la observación de un eclipse solar en 1893. Deslandres pudo ser una parte de esa fuente informativa.

Carl Sagan señaló que los conocimientos del hogon Ogotemeli, reflejaban el mismo conocimiento occidental de la astronomía de 1932. Es decir, Ogotemeli no poseía ningún dato más avanzado. Incluso tenían los mismos errores de la astronomía occidental de la época.

Para estos investigadores, fueron los terrestres los que comunicaron los conocimientos astronómicos a Ogotemeli y éste a su vez a su tribu.

Como casi siempre en estos casos y para finalizar, decir que no existe nada concluyente, pero de lo que no existe duda alguna es de que el mito dogon está presente en aquellas distantes tierras y constituye para ellos un dogma que vinculan su forma de vida.

Cierro este artículo con la descripción que el explorador y periodista W. B. Seabrook, realizó del descubrimiento, en los años treinta, del pueblo Dogon:

Desde el borde del precipicio se divisaba un paisaje semejante al decorado irregular, a la par que espléndido, erigido por gigantes que hubieran soñado con el gabinete del doctor Caligari, las pinturas de Picasso y las murallas de Carcasona, y lo hubieran juntado todo en un lugar secreto en las montañas del otro lado de la Luna“.      

W.B. Seabrook

Casas_dogon_wikipedia1_0

Anuncios

Etiquetas:

2 responses to “El pueblo Dogon / El mito Dogon”

  1. Nuria Mejias says :

    Muy buena entrada! 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: