Archivo | Enigmas RSS for this section

Curiosidades de un Planeta…

El Ojo del Sáhara

En el desierto del Sáhara, cerca de Ouadane (Mauritania), existe un accidente geográfico conocido como la Estructura de Richat.
Una formación geológica única que altera la regularidad de este monumental desierto. Su estructura es concéntrica y tiene un diámetro de casi 50 kilómetros.
Fue descubierto en 1965 cuando se llevaba a cabo la misión espacial Gemini 4, ya que solo es visible desde el espacio exterior.
Y es este un dato muy curioso porque su forma es similar a la de un ojo que parece estar vigilante de todo lo que acontece en el cielo.
¿O quizás es una señal al espacio? Pero… ¿A quién?
Y no es disparatada esa sensación, porque es un punto de referencia utilizado por las misiones espaciales.
Las teorías sobre su origen son diversas. Algunos teorizaron a que fue debido al impacto de un meteorito, pero la hipótesis mayoritaria afirma que es producto de la erosión a lo largo de millones de años.
A pesar de ello hay quien no cree en esta versión. Y piensan que puede ser los restos de un continente perdido…La Atlántida.
Un accidente natural, los restos de una civilización perdida, o quién sabe.
Personalmente me quedo con el componente más romántico su nombre.

Ya que es conocido por El Ojo del Sáhara.

Autor: Pedro Segura
Imagen Gemini 4 White’s EVA Credit: NASA
Música: ATLANTIS Album: SLOW
Compositor: Jason Shaw
http://audionautix.com/
Copyright: Creative Commons 3.0
Anuncios

¿ APARECIDOS ?

La penicilina fue uno de los descubrimientos más transcendentales del siglo xx que revolucionó el ámbito sanitario a nivel mundial. Salvó, y continúa haciéndolo, a millones de personas en todo el planeta. Para su descubrimiento fue necesario aproximadamente seis años de investigaciones científicas.
Teniendo en cuenta este dato y estableciendo un símil con las investigaciones paranormales yo me pregunto: ¿Cuál es el tiempo necesario para descubrir la respuesta a una determinada cuestión paranormal?
Con este artículo tengo la intención de abordar el fenómeno de los Aparecidos, desde un punto de vista diferente, para reflexionar libre de prejuicios sobre un fenómeno que, habiendo transcurridos 500 años, la naturaleza del mismo continua siendo desconocida.
Cinco siglos de Aparecidos persiguiendo la justicia que en vida le negaron. De errantes incorpóreos negándose aceptar su nueva condición y que arremeten enfurecidos contra un mundo tangible del que ya no forma parte. Descarnados de sus vidas por un amor no correspondido…
…O son Alucinaciones proyectándose en la mente de quienes las visualizan como respuesta a un duelo insoportable de admitir, a una enfermedad incurable, a un sufrimiento inaguantable.

¿Significa esto negar la existencia de la misma? Al contrario. Vincular el estado emocional con la fenomenología no pone en evidencia lo que el testigo experimenta, solo contempla la posibilidad de que sea el propio individuo el causante de ello porque todo converge en un mismo plano. En un punto donde la persona que experimenta la aparición desempeña un papel fundamental para que se produzca.
Para cualquier acto en esta vida necesitamos de unas herramientas que lo hagan posible. Salvo en determinados tipos de anomalías, que se presenta de forma espontánea, las apariciones están estrechamente vinculadas con la persona o el lugar donde se producen, debido a que, probablemente, son ellos la energía que pudiera generar esas apariciones.
Ya sea un fenómeno paranormal o una alucinación en ambos casos es evidente que ninguno de sus investigadores niega “la aparición” pero si cuestionan su origen. Y en este punto es donde sería necesario hacer una inflexión y preguntarnos por qué no unir ambas metodologías.
Sabemos de sobra que existe una negación, ocultación y muchos obstáculos, algunos insalvables, que el sistema impone a este tipo de investigaciones y a sus investigadores. Pero no olvidemos una cosa muy importante, también existen por parte de algunos investigadores más famosos una complicidad para mantener el misterio en torno a esta y otras cuestiones porque es su negocio.
Y por todo ello debemos de ser conscientes y críticos con el MISTERIO. Reconocer la contribución que la metodología científica ha tenido en mejorar muchos aspectos de nuestras vidas.
Esto no exime de crítica a la auto-interpretación tergiversada que la ciencia hace con los fenómenos paranormales y la estandarización de procedimientos que aplican a las investigaciones de estas anomalías.
En la historia tenemos muchos ejemplos de que la vida no siempre sigue un esquema fijo. La existencia está llena de ambigüedades que nos obliga a replantearnos constantemente cuestiones presentadas como verdades inamovibles.

Oliver Sacks, neurólogo y divulgador británico, decía que:

“Vemos a través de nuestros ojos pero también vemos con el cerebro, y ver con el cerebro a menudo se denomina imaginación.”

Realizaba esta afirmación después de años de estudios e investigaciones a pacientes que sufrían una serie de alucinaciones sin que padecieran enfermedades mentales. Las imágenes visualizadas por estos pacientes estaban dotadas de una lucidez inquietante llegando a experimentar sensaciones cognitivas pero que solo existían en su imaginación. Una privación sensorial era la causa. El cerebro proyectaba esas imágenes para paliar el sufrimiento que le producía la carencia de esa capacidad.
Y todo esto guarda un turbador paralelismo con el tema de los Aparecidos. Este interesante estudio sobre nuestra capacidad interna de paliar un daño proyectando imágenes que solo existe en la imaginación de quien la ve, nos abre una percepción a tener en cuenta para averiguar parte de la naturaleza de un fenómeno universal. Indudablemente no es la única pero me sirve como referencia para lo que intento expresar.
Y por supuesto en ningún momento afirmo que el fenómeno esté totalmente originado por una alucinación o una enfermedad. Pero estoy convencido de que el cerebro tiene una responsabilidad en el mismo…tal vez sea la bovina de hilo que necesitamos para tejer eso que tantas veces leemos y escuchamos: LA VERDAD.
Como antes comenté la vida es ambigua y una prueba de ello es la complejidad que el fenómeno adquiere cuando es experimentado por niños. Infantes que describen detalladamente la aparición de una persona que antes nunca habían visto y que por supuesto existieron. En estos casos discernir su causa resulta complicado desde un punto de vista científico.
No me voy a extender demasiado porque creo que ya existe demasiada información/desinformación y que no aportan nada novedoso al tema.
Tampoco voy a relatar alguno de los miles de casos reportados por el mismo motivo, eso está al alcance de cualquiera.
Mi intención es que percibamos desde un prisma diferente el fenómeno y no como quieren que lo concibamos. Creo en el MISTERIO pero no en el DOGMATISMO.
Y aquí somos culpables todos, los que creemos como los que no, los supuestos investigadores como sus detractores.
Porque estar en un bando como en el otro genera beneficios para ambos y no aportan nada al conocimiento solo tratan de proteger un ecosistema que han creado para su beneficio.

CONCLUSIÓN…

Pienso que existe algo innato en nuestra naturaleza que es lo que verdaderamente nos hace diferente a otras especies, y es la necesidad de transcender. Un animal no desea transcender salvo que busquemos una interpretación filosófica al hecho y esa es una de las características que nos ha convertido en la especie dominante del planeta.
Los seres humanos necesitamos respuestas a todo lo que nos sucede y las buscamos por todos los medios.
Antiguos chamanes experimentaron con determinadas hierbas con la creencia de encontrar las respuestas a muchas de las cuestiones que en esa época se originaban ¿Las encontraron? o ¿fue una alucinación lo que experimentaron?
Lo que podemos afirmar sin equivocarnos es que continuamos con las mismas preguntas y las mismas respuestas.
Y desde mi punto de vista personal, esto es así porque nuestro conocimiento está limitado por aquellos que se encargan de registrar la historia y los que se confabulan con los mismos.
Actuando con la intención de perpetrar un “crimen perfecto”, borrando todas las huellas, encubriendo cualquier sospecha, para corroborar la historia oficial.
Y yo les pregunto a estos sujetos: ¿No sabéis que no existe el crimen perfecto?

logo-canibales

Diversos estudios nos han mostrado la faceta más incomoda y casi tabú de una sociedad que encubre lo verdaderamente importante y enaltece la superficialidad como signo de identidad.
Las indagaciones sobre nuestros orígenes nunca dejan de sorprendernos a pesar de estar sometidas a un filtro constante y transmitirse parcialmente.
Sobre todo cuando esas investigaciones ocasionan un replanteamiento de la historia establecida y nos revelan datos de nuestro comportamiento que, como especie, resultan incómodos de aceptar socialmente.
Para entender mejor lo que expongo, será necesario recurrir a uno de los últimos hallazgos originado en el año 1994 en nuestro país. Nos situaremos en el monte Candu Llendero (Asturias) donde tres espeleólogos gijonenses se encontraban explorando una de las galerías de la cueva El Sidrón y fueron objeto de esa casualidad que suele aparecer en los momentos precisos hallando semienterrados unos restos humanos.
Este descubrimiento fortuito originó una investigación a todos los niveles: geológico, paleontológico y antropológico, que hasta hace menos de un año aun perduraba ya que el hallazgo de esos restos pertenecían a los de una especie extinta: los neandertales.
El descubrimiento fue considerado como el más importante de la Península Ibérica datándose de una antigüedad cercana a los 49.000 años del cual se extrajeron cerca de 2.500 restos óseos y herramientas líticas, es decir talladas en piedra, realizando un análisis exhaustivo del hallazgo.

sidron-1

De estas investigaciones efectuadas se pudo determinar que dichos restos correspondían a los de un grupo pequeño, compuesto por tres adultos varones y tres mujeres, tres adolescentes de 12 a 15 años y tres niños entre 2 y 9 años, vinculados familiarmente. Habían desarrollado el lenguaje y su piel era clara, sus ojos verdes y el cabello pelirrojo.
Por otra parte, las indagaciones llevadas a cabo por el Proyecto Genoma Neanderthal, concluyeron que algunos genes de estos antepasados, poseían la misma variante que los humanos modernos, por lo que compartían más aspectos con esta especie del que se había pensado anteriormente.
Llevándoles a plantearse un nuevo debate sobre nuestra evolución: ¿Somos resultados de una hibridación o hubo un antecesor común?
Los investigadores encontraron en las mandíbulas de esos ancestros restos de plantas sin apenas valor nutritivo, pero con un alto valor medicinal, lo que puede hacernos conjeturar que fuera posible que conocieran sus propiedades e incluso las utilizaran para su uso medicinal.
Otro dato extraído de los análisis fue que los alimentos encontrados se cocinaron y ahumaron para su ingestión.

diferencias-craneales

Si nos detenemos un momento y mentalmente proyectamos la imagen de ese grupo humano estableceríamos una analogía con la de cualquier familia contemporánea en su base estructural.
Y es en este punto cuando se revela un dato inquietante. Uno de esos que producen esa incomodidad social a la que aludía al inicio y que se considera un tabú.
Se trata de la evidencia de canibalismo entre ellos pero con el agravante de no existir indicios de que estuviera motivado por un propósito ritual o por una situación de hambruna. Es decir…sin un motivo justificado.

canibales-atapuerca

En estos casos, según la antropología, estaríamos ante un acto de antropofagia puesto que no existió un contexto específico para ello. Pero… ¿Por qué? ¿Qué motivos impulso a esa familia a devorarse entre ellos?
Cuestiones como estas nos adentran en una faceta poco conocida de nuestra evolución como especie y que lleva anexados nuevos interrogantes: ¿Fue el canibalismo parte de esa evolución? ¿Esta residente en nuestro interior y es una expresión de nuestra propia naturaleza?
Posiblemente el miedo que nos produce saber que somos unos auténticos desconocidos y que en cualquier momento, por razones patológicas o desconocidas, podríamos desencadenar la bestia que anida en nuestro interior provoca ese malestar a nivel social la divulgación de estos hechos.
El canibalismo es un fenómeno inmemorial y global registrado en todos los tiempos. Tratar de analizarlo es una tarea complicada y aunque en la actualidad todos los estudios sobre el tema tienen sus propias definiciones, de una cosa estamos seguros, esos razonamientos que tratan de explicarlo no abarcan todas las perspectivas para su comprensión.

collage-picmonkey-mitos2

Por ello una vez más nos encontramos obligados a recurrir a las leyendas populares, esas que encierran una sabiduría ancestral y portadoras siempre de un mensaje para ser transmitido a las generaciones futuras.
Como es el caso de una leyenda proveniente de los algonquinos, un pueblo nativo de Canadá y que fueron los primeros habitantes en lo que actualmente es la ciudad de Nueva York. Un pueblo cuyos valores están representados por dos palabras: compartir y cuidar. Una colectividad donde las mujeres, sociopolíticamente hablando, ocupaban idéntico espacio que los hombres… Sin comentarios.
Los algonquinos cuentan que durante los inviernos vaga por los bosques boreales un espíritu maligno que para ellos es la encarnación del mal, al que se le conoce con el nombre de Wendigo. Esta entidad, dotada de un gran poder espiritual, emite una especie de llamamiento a través del viento polar, atrayendo irremediablemente a sus víctimas que suelen ser viajeros confiados, o cazadores que se adentran en la profundidad de esos bosques. Algunas logran huir, las que no… son devoradas.
Los que consiguen escapar quedan poseídos por esa llamada atávica. Cuando retornan a sus hogares están transformados y desprovistos de cualquier atisbo de humanidad en su interior.
Los algonquinos describen que el principal síntoma que estos desdichados presentan es la inapetencia ante los alimentos normales. Se vuelven erráticos y violentos. Al poco tiempo brota en ellos un apetito insaciable y obsesivo por la carne de sus congéneres humanos, convirtiéndolos en una especie de Wendigos.
Desde el punto de vista antropológico, se dice que los algonquinos simbolizaban con esta leyenda el peligro de la avaricia, que transforma a los hombres en bestias cuando sucumben a comportamientos atávicos. Una especie de aviso a los más jóvenes para tomar conciencia del peligro de esa avaricia desmedida.

Continuando con la búsqueda de referencias sobre el tema, en la mitología romana, el dios Saturno, entremezclado con el mito griego de Crono, es representado con la forma de un anciano de una larga barba blanca, provisto de una guadaña y devorando a sus hijos.

Pero no solo las fábulas contienen una alusión directa al canibalismo. Existen otras situaciones no tan lejanas en la Edad Contemporánea que causaron dichas prácticas.

historia-canibales

Una de estas se originó en el año 1933, en Nazino, una pequeña isla del río Ob en la Siberia Occidental, a unos 800 kilómetros de la ciudad de Tomsk. Los lugareños la conocen como: La isla de los caníbales, históricamente como la Tragedia de Nazino. A esta isla fueron deportadas cerca de 6.000 personas, entre las que se mezclaban políticos, indigentes, personas que transitaban sin documentación y delincuentes. Sin ningún cobijo, solo con harina como alimento y en una isla pantanosa. El canibalismo organizado por los “más fuertes” hizo su aparición, tanto con cadáveres como con personas vivas.
Años más tarde, durante el sitio de Leningrado en la II Guerra Mundial, llevó a miles de ciudadanos a la necrofagia, asesinato y canibalismo. Se realizaban cacería por bandas organizadas de ciudadanos comerciando en los mercados con la carne de los que asesinaban.
En ese mismo conflicto (la II Guerra Mundial) se recogen testimonios e informes escritos que las tropas japonesas cometieron ocasionalmente actos de canibalismo contra los prisioneros de guerra aliados.
Hay muchos otros casos pero opino que es suficiente para tener una visión general de la presencia de ese acto en determinadas situaciones bélicas.

logo-canibal-referencias

El mundo literario tampoco se queda al margen de dichas referencias presentándose, en ocasiones, de una manera sutil sin que le demos mayor importancia. ¿Quién no ha escuchado de pequeño o leído algún cuento para dormir? Y coges uno al azar y lees su título: Hänsel y Gretel, de los Hermanos Grimm, pero si lo lees detenidamente encuentras que se describe un claro acto ritual de canibalismo.
Recordemos su argumento; una ancianita recoge en su casita de chocolate a Hansel y Gretel dos hermanos abandonados en el bosque. Pero la ancianita resulta ser una bruja. Encierra al niño en una jaula para engordarlo y posteriormente comérselo, mientras la niña es esclavizada. Y dicen que es un cuento infantil.

William Shakespeare escribió: Tito Andrónico. Una tragedia donde se describe como Tito Andrónico, un general romano, tras sentirse engañado mata a sus rehenes y con sus cabezas prepara unos platos que ofrece en un banquete en honor del emperador.

¿Locura, venganza? Lo que es evidente es el recurso del canibalismo, una vez más, como un acto pensado para una finalidad concreta.

Y para cerrar este aporte literario, tenemos al genial Edgar Allan Poe con su novela La narración de Arthur Gordon Pym, que aparte de llevar una mención al tema, tiene un curioso sentido visionario.
En ella, su protagonista Arthur Gordon, atraído por la vida marinera se ve involucrado en un acto de canibalismo para sobrevivir en alta mar siendo la víctima un grumete Richard Parker el cual es sacrificado siguiendo la ley del mar en caso de naufragios.

ley-del-mar

Cuarenta y seis años después de la publicación de la misma, se produjo un naufragio de la embarcación Mignonette en 1884. Los supervivientes, cinco marineros en total, aguantaron durante semanas en las más extremas condiciones. Uno de los más jóvenes, enfermó por la ingestión de agua de mar y enloqueció. Lo mataron y utilizaron su cuerpo como alimento. Tenía 17 años y sabéis cual era su nombre: Richard Parker.

logo-canibal-recap

Iniciamos ya, la recta final de nuestro viaje sin olvidarnos de la presencia, aunque resulte simbólica, que se manifiesta en muchas de las religiones existentes en el mundo, como es en el caso de la religión católica.

En el Nuevo Testamento y en el evangelio de Juan capítulo 6,54 se dice: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día
Resulta curioso que el objetivo de su liturgia tenga semejanza a un acto de canibalismo, al que denominan como sacrificio eucarístico. Cuando un creyente comulga lo hace convencido del acto de recibir la carne y sangre de su Dios. Y para ellos es lo correcto ya que se trata de un acto de fe.

Algo que muchas otras religiones y tradiciones tenían en su dogma y fueron erradicadas en el pasado por cruzadas emprendidas por aquellos que se autodenominaban portadores de la verdad absoluta y consideraban a esas otras creencias como salvajes.

logo-canibal-conclusion

Este ha sido un recorrido por uno de los temas tabús de la sociedad, pretendiendo darle una perspectiva diferente evitando los casos y hechos más conocidos por todos. Centrándome más en la influencia que ha ejercido socialmente y en el rechazo que manifiestan las instituciones ante este tipo de investigaciones.

A pesar de que siempre se utiliza como lema que este tipo de indagaciones tiene como objetivo la búsqueda de la verdad, sabemos perfectamente que cuando te topas con una pieza que no encaja con la verdad institucionalizada saltan las alarmas activándose los protocolos establecidos para el caso.

Y aunque la noticia se difunda y llegue al conocimiento de todos, pasará fugazmente, causando un revuelo calculado para posteriormente caer en el olvido intencionado.
El sistema no permitirá nunca ningún elemento desestabilizador que pueda poner en riesgo gran parte de ese montaje que han elaborado en torno a la verdad. Y menos si existen indicios que puedan alterar la concepción social de ciertos comportamientos humanos o cuestionar en parte nuestro origen.

Pero el ser humano es curioso por naturaleza y esa curiosidad ha sido, y es, el motor que dinamiza nuestro progreso y conocimiento, facilitando nuestro encaje en ese proceso al que denominamos “evolución”.

Investigar nuestro pasado libre de manipulaciones y prejuicios es una obligación para vivir entendiendo el presente y poder construir nuestro futuro. Porque aunque no se quiera aceptar, seguimos comportándonos como monos, pero sin excusas que valgan ya que ellos realizaban determinados actos guiados por un instinto primario, pero nosotros…

logo-ovni2

 

El incidente de Tunguska a pesar del mutismo oficial y la escasa difusión del mismo demostraron a la URSS y posteriormente al resto del mundo nuestra fragilidad como especie. Un acontecimiento que arrasó una gran extensión de terreno a una distancia de más de 3.000 Km de Moscú. De haberse originado en la capital, millones de personas habrían perecido aquella madrugada del 30 de junio sin que les hubiera dado tiempo a despertarse.

picmonkey-image-evento-tunguska

Un suceso único en el planeta y con numerosas inconsistencias resultando complicado catalogarlo como un fenómeno natural. Muchos de los testimonios recogidos aseguraban haber visto sobrevolar un objeto desde distintas ubicaciones antes de la explosión. En las descripciones se producían ciertas discrepancias entre la forma y su luz. Para unos era un objeto volador de color rojizo” y para otros “un objeto de color blanco azulado similar a una estrella”. Pero todos coincidían en que se trataba de una luz muy distinta a las que habitualmente se observaban en el cielo y que por su comportamiento no era identificable con ningún objeto conocido.

Sin embargo una vez finalizada la II Guerra Mundial se contempló una nueva teoría basada en la posibilidad de que la explosión fuera como consecuencia de un ataque a distancia perpetrado por algunos de sus enemigos y que resultó fallido en el objetivo. Una sospecha que aumentó al encontrarse supuestas pruebas que podrían argumentar esta teoría.

historia-soviet1

Cuando Alemania fue dividida por los ejércitos aliados se dice que encontraron planos elaborados por los nazis en los que se detallaban nuevos modelos de aviones y prototipos de armamentos desconocidos con un gran poder destructivo con los que pretendían ganar definitivamente la guerra. De ser cierto dicho hallazgo se desconoce cómo fue el reparto del mismo entre los aliados. Si bien no se ha podido demostrar, debido a la falta de evidencias, no es descabellado pensar que algo de verdad podría haber en esta suposición.

Se formaron dos bloques en el mundo después de la II Guerra Mundial la URSS y los EE.UU., originando el período que todos conocemos con el nombre de Guerra Fría. Una etapa de alta tensión protagonizada por dos potencias antagonistas.

divisionalemania

La situación se fue agravando con el paso de los años hasta alcanzar un grado de hostilidad casi insostenible con el riesgo real de una confrontación entre las dos potencias, al menos eso era lo que se escenificaba.

En la URSS nunca se olvidó el devastador efecto provocado por el evento de Tunguska. El coronel soviético Alexander Kazantsev estableció una inquietante semejanza con las dos bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki asegurando que los efectos fueron los mismos. La teoría de un ataque a distancia parecía ganar terreno y adeptos.

Todo esto impulsó a la URSS a emprender distintas líneas de investigaciones sobre el incidente ya que al parecer el propio Stalin estaba interesado y no descartaba la posibilidad de que un objeto volante no identificado fuera el causante de la explosión.

Y para acrecentar más aún el interés por los no identificados el cielo se convirtió en el escenario de acontecimientos extraños teniendo como protagonistas absolutos… unas luces desconocidas.

soviet6

Numerosos casos de avistamientos se originaron en aquella época. Stalin prohibió bajo su mandato cualquier tipo de investigación y divulgación sobre estos temas, pero internamente se investigaron y elaboraron informes sobre los mismos. Según datos extraídos por sus cronistas, Stalin estuvo siempre muy interesado por el fenómeno de los no identificados.

Y lo demuestra el envió de una insólita citación a Serguéi Koroliov, científico y diseñador de cohetes en el Kremlin. Posteriormente fue diseñador principal del programa espacial soviético. Todos temían lo peor. Koroliov era un ex prisionero del Gulag y se encontraba siempre vigilado y bajo sospecha por lo que dicho requerimiento no parecía presagiar nada bueno para él.

picmonkey-image-koroliov

Sin embargo Stalin no lo había requerido por motivos políticos. Stalin estaba indagando los rumores que llegaban hasta él sobre la supuesta captura de un platillo volante en Roswell, Nuevo México, mostrando ante el asombro de Koroliov, multitud de informes sobre avistamientos y testimonios documentados con fotografías realizados en la Unión Soviética.

picmonkey-image-roswell

Allí se encontraba Koroliov cara a cara con el máximo mandatario en una situación insólita. Por un momento pensó que se trataba de un engaño para tener motivos de acusarle de nuevo pero rápidamente descartó dicho pensamiento cuando el propio Stalin le dijo que quería que estudiara los casos y le diera su opinión científica.

Dispuso para dicha labor un apartamento especial para Koroliov y le dio tres días para llevar a cabo dicho encargo, siempre bajo vigilancia policial.

Una vez finalizado el plazo Stalin lo citó de nuevo. El científico no dudo en afirmar que el fenómeno era real y que esos objetos volantes (ovnis) no eran vehículos enemigos y obviamente no presentaban una amenaza. Añadió también que por el comportamiento de dichos objetos parecían evidenciar que estaban tripulados. Una opinión que no provocó en Stalin asombro alguno. Al parecer otros colegas de Koroliov habían opinado de la misma forma.

Aún así el Kremlin continuó con su política de prohibición y negación sistemática del fenómeno, no estaba dispuesto a compartir el resultado de las investigaciones secretas que en torno al fenómeno se habían realizado y las que seguirían produciéndose en los años venideros.

Imagino que el paralelismo de esta postura con la que actualmente se mantiene poco puede sorprender, pero sí que podemos observar que la actitud política frente al fenómeno sigue siendo la misma después de más de un siglo y bajo cualquier régimen.

soviet5

Desde la clandestinidad numerosos grupos de civiles interesados en el fenómeno ovni clasificaban los casos y recogían los testimonios realizando una profunda investigación de campo. Una actividad bajo amenaza policial por estar considerada ilegal.
En medio de toda esta situación surge un tal Felix Ziegel doctor en matemáticas y astronomía, considerado el padre de la ufología soviética. Ziegel participó activamente en las investigaciones sobre el fenómeno. Sus indagaciones estaban focalizadas en averiguar el origen de esos objetos no identificados.

picmonkey-image-ziegel

Organizó conferencias secretas exponiendo las conclusiones de sus indagaciones. En todas ellas solicitaba la participación activa de los ciudadanos soviéticos en el caso de ser testigos o de informar si conocían a alguien que hubiera tenido un avistamiento.

Gracias a esas labores clandestinas tenemos testimonios tan interesante como el de Apraksin, un piloto de pruebas soviético que tuvo dos avistamientos ovnis. Uno el 16 de junio de 1948 encontrándose en pleno vuelo a 10.500 m de altitud y otro en 1947. En ambas situaciones el piloto persiguió al objeto y éste reacciono hostilmente y casi no sale vivo de su segundo encuentro.

Apraksin estuvo hospitalizado dos meses y medio. Según su relato el ovni le lanzó un haz de luz dañando el equipo eléctrico, el sistema de comunicaciones y quebrajó el cristal de la cabina.
Este testimonio fue proporcionado por samizdat una publicación clandestina dedicada a la divulgación ufológica soviética y a la literatura prohibida y que era leída por un gran porcentaje de la población.

Entre los años 50 y mediados de los 60 se registraron más de 15.000 avistamientos de ovnis. Todos ellos certificados por los pilotos de las fuerzas aéreas soviéticas. Descartando aquellos causados por fenómenos naturales, invasiones del espacio aéreo por satélites espías, el resto no tenían explicación.

Es obvio que la sociedad soviética era consciente y partícipe de los fenómenos que se producían en sus cielos. Pero el hermetismo al que estaba sometido el tema ovni se convertía en una barrera casi infranqueable.

Para colmo las pocas noticias que se filtraban eran manipuladas por la política occidental, lo que nos ha llevado a un profundo desconocimiento y a una falta de reconocimiento de la importancia que el fenómeno tuvo en Rusia.

logo-soviet7

 

Bakú es actualmente la capital más poblada de Azerbaiyán y es conocida como la ciudad de los vientos por la intensidad de los mismos que la azotan durante todo el año. Durante la II Guerra Mundial fue objetivo de la Alemania nazi por sus campos petrolíferos. Y fue en esta zona donde se produciría un extraño avistamiento. Y digo lo de extraño puesto que los testigos no fueron autóctonos del lugar sino que fueron un grupo de infiltrados estadounidenses que realizaban un viaje en tren con el objetivo de recoger información (espiar) sobre ciertas filtraciones que indicaban que los soviéticos realizaban ensayos de armas y vehículos experimentales.

El 19 de octubre de 1955, dicho grupo se encontraban a bordo de un tren con destino a Tiflis la capital de Georgia y cuando atravesaban la zona de Bakú observaron unos extraños objetos luminosos en el cielo.

1365407582_armeniya-gruziya-azerbajdzhan

La zona era llana sin edificaciones o instalaciones de cualquier tipo. El cielo estaba despejado y comenzaba a oscurecer. Y en ese momento divisaron varias luces de color rojizo que ascendían verticalmente. Una de ellas se acercó al tren sin producir sonido alguno. Pasó por encima del tren iniciando un rumbo horizontal hasta desaparecer en el cielo. La observación duró entre 6 o 7 segundos.

Según describieron posteriormente los testigos en el informe realizado para sus superiores los objetos avistados eran similares a los del Proyecto “Y” de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas.

El Proyecto “Y” dirigido por John C.M. Frost, consistía en el diseño de una maquina voladora con forma de ala circular. Supuestamente se cree que la idea original fue obtenida a raíz de la confiscación de los planos nazis después de la Segunda Guerra Mundial.

picmonkey-image-ziegel2

¿Es posible que los soviéticos obtuvieran la misma información y estos la hubieran desarrollado antes con éxito? De ser así era evidente que iban por delante tecnológicamente hablando de sus adversarios.

O por el contrario también eran desconocidos para ellos esos objetos volantes…

logo-recapitulando

Entre 1957 a 1969 la Unión Soviética emprendió una acelerada carrera tecnológica asombrando al mundo, en particular a los Estados Unidos, su principal adversario, con sus avances en el terreno aeroespacial.

Una situación insólita para un país que antes de la guerra solo disponía de caballos y armamento liguero para luchar contra su enemigo y que tecnológicamente era inferior a ellos.

El caso es que ambas Naciones experimentaron una celeridad tecnológica inusual. Es como si tanto una como otra hubieran obtenido información y conocimientos avanzados para el contexto en el que se hallaban.

Y eso nos lleva a plantearnos diversas preguntas ¿fue a consecuencia de esa supuesta información nazi? ¿Localizaron o contactaron con algún tipo aparato volante no identificado? o ¿tan solo fue el progreso humano?

Hay disponible una gran cantidad de casos antes y durante la guerra. Informes directos del ejército soviético informando de extraños objetos voladores sobre sus tropas y los campos de batalla. Y no cabe duda alguna que esos casos fueron investigados y quién sabe hasta donde llegaron en sus indagaciones.
Nada se puede asegurar ni siquiera que todo lo que aquí expongo sea real. El nivel de manipulación ejercida por los gobiernos respectivos durante siglos ha sido feroz y han adaptado un “guión” basado en la historia pero en el que solo nos cuentan lo que más le conviene a sus intereses políticos..

logo-conclusion

La pieza central de todo es un rompecabezas al que denominamos Historia. Siempre nos faltan piezas o utilizamos unas que no encajan con su imagen. La Historia es una herramienta muy útil para quién gobierna. Con ella nos manipulan y nos influencian en nuestras creencias a todos los niveles.

Hábilmente han tejido una red de información ambivalente adaptándola según les convengan utilizando como objetivo primordial nuestras emociones. Todos desearíamos descubrir la verdad sobre los misterios que durante nuestra existencia nos han acompañado y que en la actualidad continúan sin revelarse.

El fenómeno OVNI es la columna vertebral de todos los misterios. Y es así porque conlleva una respuesta a la pregunta que los seres humanos hemos realizado a las estrellas. Y porque hay una voz en nuestro interior susurrándonos que formamos parte de ellas.

El fenómeno OVNI posee la cualidad de generar emociones en todos los que creemos en él y eso se convierte en una debilidad que aprovechan determinados grupos y corporaciones.

Recientemente se ha puesto a disposición de los ciudadanos la supuesta desclasificación de 80 expedientes de avistamientos “Expedientes OVNI” por el Ministerio de Defensa y se dice que han sido “obligados por la ley de la libre información” ¿De verdad hay alguien que crea que en ellos vamos a encontrar material sensible?

Esos expedientes son los que ellos consideran conveniente de revelar porque no aportan ni contradicen nada y forman parte de un proceso de desclasificación iniciado en los años 90 pero se utilizan como un medio de distracción ante la insoportable situación social que atravesamos.

Otro de los problemas al que se enfrenta el fenómeno es que no se investiga la naturaleza del mismo. La mayoría de sus investigadores se dedican a interpretarlo proyectando una imagen distorsionada pero que casi siempre les genera un lucro y un protagonismo mediático autoerigiéndose como autoridades en la materia y portadores de la verdad.

Es por ello que en los últimos años estamos observando una especie de sacralización del fenómeno por parte de ciertos autores ayudando a fortalecer determinados dogmas. Encontrando paralelismos sospechosos entre religión y fenómeno OVNI.

Para finalizar me atrevo a afirmar que el 98% de los casos ovnis contemporáneos son más terrestres que extraterrestres. Y personalmente me vale con ese 2% para creer en la naturaleza del fenómeno.

Pero sin atribuir procedencia ni intencionalidad alguna porque me gustaría hacerle justicia por lo que es y no por lo que desearía que fuera.

 

 

logo-ovni

 

El ser humano independientemente de sus creencias ha contemplado el cielo con el propósito de obtener las respuestas a muchas de sus incógnitas, sobre todo a la más transcendental; nuestro origen y procedencia.

Esa inquietud ha llevado a la humanidad a estudiarlo en profundidad. Ha creado mecanismos que nos permiten calcular distancias, clasificar estrellas, descubrir galaxias y conseguir ubicarnos para constatar que nos hallamos en el brazo de una galaxia en espiral y solo somos un diminuto punto en el Cosmos.

El conocimiento de todo ello, inevitablemente, origina otras cuestiones relacionadas con esa comprensión ¿No hay nadie ahí afuera? ¿Somos una excepción? ¿Un accidente?

Nadie parece tener la respuesta pero existen datos que, si bien no responden a esas preguntas, sí que abren vías de aproximación a una posible respuesta.

Esos datos los hallamos en la historia de nuestro pasado, reflejados en escritos, tradiciones y pinturas legadas por nuestros ancestros, encontrando en ellas referencias a lo que hoy conocemos como avistamientos, contactos e incluso abducciones.

También en leyendas de épocas remotas, o incluso en textos religiosos, nos percatamos de que lo descrito en ellas, eran avistamientos de objetos y luces que se desplazaban en el cielo sin obedecer a causa natural alguna: OVNIS.

El fenómeno OVNI ha sido investigado durante más de un siglo generando teorías de todo tipo y creando a su vez desinformación. Un fenómeno real y que parece haber acompañado a la humanidad desde sus orígenes sin que existan fronteras para el mismo pudiendo afirmarse de que estamos ante un fenómeno de carácter global.

A pesar de ello, siempre se le ha ubicado en una zona determinada del planeta, desde donde nos han llegado las principales investigaciones sobre el mismo, obviando o menospreciando aquellas otras noticias procedentes de otras regiones por motivos políticos.

Lo que expondré en este artículo son investigaciones que se apartan de esa tendencia interesada en ser protagonistas de un fenómeno que nos pertenece a todos, indagaciones sin prejuicios de ninguna clase y solo atendiendo a la naturaleza del fenómeno.

Recorreremos las heladas tierras de la extinta Unión Soviética una zona que sigue en la actualidad casi desconocida para conocer casos sobre objetos volantes no identificados que, algunos de ellos, permanecieron ocultos durante muchos años sin revelarse al mundo.

Si queréis acompañarme…

logohistoria

Existen en las crónicas rusas, descripciones de extraños objetos y luces que sobrevolaron en la noche de los tiempos por el cielo que fueron avistadas por testigos de toda clase y condición. Estas anomalías eran conocidas con el nombre de znameniya, que en ruso significa signos.

En el siglo XVII, este tipo de testimonios experimentaron un fuerte auge. Algunos testigos aseguraban haber visto extraños soles flotar en el cielo, otros describían columnas incandescentes emitiendo rayos que iluminaban el cielo.

También abundaban los testimonios de extrañas nubes de colores que se desplazaban en dirección contraria al viento despidiendo luces desde su interior.

Por su tipología y naturaleza, y asociándolas con el conocimiento actual que tenemos sobre este tipo de anomalías, estarían catalogadas dentro del fenómeno OVNI.

Uno de estos episodios, y que posee un halo fascinador, lo protagoniza un cronista árabe; Ahmed Ibn Fadlan.

Sucedió en el año 921 de nuestra era, Ahmed formaba parte de una embajada enviada por su califa, con la misión de mediar con el rey de los búlgaros en las lejanas tierras del Volga.

Este historiador, célebre por las descripciones que dejó por escrito en sus crónicas de sus vivencias con los vikingos, relató que en el curso de esa expedición, avistaron inquietantes luces en el cielo semejantes a bolas de fuego, sin ninguna señal de tormenta que pudieran originarlas. Nunca antes habían presenciado nada parecido, y eso, les generó una sensación de peligro que les acompañó durante toda la expedición.

Una vez alcanzado su destino, acomodados en Palacio, se convertirían en testigos involuntarios de un fenómeno aún más asombroso que el de su viaje. Poco antes del atardecer, se produjo un estruendo ensordecedor proveniente del cielo, cuando alzaron la vista, observaron como el horizonte se tenía de un color rojo resplandeciente, y una nube roja llameante se movía sobre ellos. De repente, otra nube igual a la primera apareció ante ellos.

Ante la estupefacción de estos esas nubes comenzaron a realizar una extraña danza; se desplazaban en el cielo, se acoplaban unas con otras, para luego separarse, incluso, creyó ver siluetas en su interior. El espectáculo continuó hasta el anochecer.

El miedo se apoderó de los recién llegados, que se arrodillaron para rezar a lo que ellos interpretaron como una señal divina. Las risas de los locales ante ese comportamiento, confundieron a Fadlan. ¿Por qué ellos no sentían temor ante lo sucedido?

Como si hubieran leído su mente le respondieron que “esas batallas en el cielo“, así era como los lugareños llamaban a estos fenómenos, se sucedían todas las noches y que incluso en muchas ocasiones les habían ayudado a vencer a sus enemigos.

Fadlan quedó tan asombrado por la experiencia vivida, que la transcribió en un relato al que curiosamente tituló: Risala y que en árabe significa mensaje.

logo-historia-4

 

Otra de las crónicas que a continuación expondré nos aporta detalles y descripción que asombran por la precisión y que fue posible gracias a la decisión de Farmer Levka Federov, un campesino testigo del avistamiento, que informó mediante una carta al Monasterio de San Cirilo y que la misma fue preservada por la Comisión Arqueográfica aportándonos este valioso informe.

Sucedió el 15 de agosto de 1663 en el lago Robozero, en la comarca de Vólogda, a unos 500 km. al norte de de Moscú. Era un día despejado y se celebraba la festividad religiosa de la Asunción de la virgen María, en aquella época Rusia estaba bajo el reinado del zar Alejo I, un monarca devoto y adepto de la ortodoxia más pura. En aquel tiempo el pueblo ruso había adoptado, por imposición, el cristianismo. Por ello, aldeanos y pescadores de la región acudieron a la iglesia del pueblo, ubicada a 2 Kilómetros del lago, para oficiar una misa.

Una vez dentro de la iglesia y en plena oración, escucharon un estruendo proveniente del exterior. La mayoría, salieron fuera para ver lo que sucedía, y antes sus incrédulos ojos sobre la superficie del lago distinguieron una enorme esfera en llamas desprendiendo un humo azulado. Ante esa terrorífica e incomprensible visión, corrieron despavoridos para refugiarse en el interior de la parroquia y pedir auxilio con sus rezos.

Esa esfera fue avistada desde distintos puntos de la zona, y algunos de los pescadores, que se encontraban en el lago, sufrieron graves quemaduras por la proximidad con ella. Hasta los peces huyeron hacia la orilla a consecuencia de las altas temperaturas que el agua alcanzó ante la presencia de la esfera.

Por la descripción que los testigos oculares realizaron sobre el objeto, se pudo calcular sus dimensiones, así como otros detalles sobre su comportamiento. Se trataba de un objeto esférico de más de cuarenta metros de diámetro y de una altura equivalente a la de un edificio de quince plantas. Este objeto sobrevoló el lago y permaneció en suspensión durante una hora y media. En ese tiempo, y según las descripciones de los testigos, la esfera emitió algo parecido a dos haces luminosos, que ellos identificaron como lenguas de fuego, extendiéndose por todo el lago y causantes, seguramente, de las quemaduras de los pescadores y las altas temperaturas alcanzadas en el agua del lago. Posteriormente, la esfera se elevó y desapareció en el cielo.

Sin duda, un caso que puede recordarnos por analogía a otros más actuales sucedidos en distintas zonas del planeta.

Continuaremos con nuestro viaje por este inmenso país, para adentrarnos en una de sus regiones más extensa y enigmática: Siberia. Con su enorme extensión: 13,1 millones de kilómetros cuadrados representa aproximadamente el 76% del territorio de Rusia, compuesta por zonas pantanosas y boscosas, conocidas como taigas, donde los veranos son breves y los inviernos crudos. Por algo los turcos la conocían como la Tierra dormida. Actualmente, aun existen zonas inexploradas, quien sabe si guardando algún misterio por revelar.

El acontecimiento siguiente, acrecienta esa sospecha, pues es en esta zona donde se produciría un suceso que marcaría un punto de inflexión sobre el tema.

tunguska-evento

Ocurrió en el año 1908. Un año en el que se produjeron numerosos fenómenos atmosféricos, algunos de ellos inusuales en la zona: Estruendos provenientes del cielo sin atisbo de tormentas, auroras boreales que aparecían en lugares donde nunca antes lo hicieron, nubes de colores moviéndose extrañamente en el cielo… Todos estos fenómenos incomprensibles, fueron registrados como algo natural sin más.

Pero tal vez, como a continuación entenderéis, anunciaran la proximidad de un acontecimiento que, actualmente, sigue siendo tema de debate en la comunidad científica.

En la madrugada del 30 de junio de aquel año, la mitad del planeta tembló. Una colosal explosión que devastó la región de Tunguska fue la causa. Los datos obtenidos a lo largo de más de un siglo de investigaciones, detallan unos efectos colaterales que palidecen a cualquiera y nos demuestra lo vulnerable que somos.

Sabemos que a consecuencia del estallido, millones de árboles de la zona fueron arrasados en un radio de cincuenta kilómetros y estuvieron ardiendo durante semanas, esparciendo las cenizas por el aire a todos los rincones del globo. Toda la zona inmediata y sus alrededores quedaron arrasados.

Las ondas sísmicas provocadas por la explosión fueron detectadas por las estaciones sismográficas de distintos países del planeta, y están clasificadas como unas de las más fuertes registradas en el mundo, afectando, inclusive, al campo magnético terrestre.

Durante 72 horas, la noche desapareció en Siberia occidental y Europa. El brillo del cielo en toda Europa del Norte alcanzaba para iluminar las calles de Londres.

Se calcula que la fuerza de la explosión fue de 40 megatones, es decir 2000 veces la potencia de la bomba atómica lanzada en Hiroshima (Japón) en 1945.

Sin embargo, y a pesar de la excepcionalidad del evento, no se investigó hasta pasado 13 años. En aquel periodo Rusia se encontraba sumida en un periodo de convulsión y quiebra social, su participación en la Primera Guerra Mundial, y la transformación que el país experimento tras la revolución bolchevique. No constituía un marco apropiado que motivara el interés científico por el suceso acaecido.

Tras ello y una vez instaurado el nuevo régimen, se organizó la primera expedición científica en 1921. Leonid Kulik un mineralogista ruso, famoso por sus investigaciones sobre meteoritos caídos en el país, lideró la expedición.

Debido a las duras condiciones climatológicas del interior siberiano, Kulik, no logró alcanzar el área del impacto.
Eso no desmoralizó a Kulik, dedicándose a buscar testigos locales de aquel acontecimiento. Los lugareños de la zona, al principio, se mostraron reticentes, pero terminaron por relatarles lo que vieron aquel día.

Según estos, aseguraron que antes de la explosión vieron sobrevolar lentamente un objeto luminoso de Este a Oeste y que luego cambió su dirección. Este dato desconcertó al científico; se trataba de un comportamiento anómalo en este tipo de fenómenos, era algo improbable que el meteorito variase su trayectoria, pero la respuesta, pensó Kulik, la obtendría una vez que pudiera investigar la zona del impacto.

picmonkey-image-sr2-b

Seis años después, en 1927 emprende una segunda expedición, alcanzando, esta vez, su objetivo. Un panorama desolador se descubrió ante él; un área aproximadamente de 2.150 km2 de bosque había sido arrasada. Árboles partidos en dos yacían a ambos lados. Cuando llegó al epicentro del impacto, pudo observar que los árboles de la zona se encontraban en pie, aunque sin ramas algunas, como si fueran postes telefónicos. Pero kulik, se encontraba confuso, no solo por la virulencia del impacto, sino por la ausencia del cráter que tuvo que originarse al haber impactado el meteoro.

tnc130628_tunguska_640-jpg-crop-rectangle3-large

Kulik y su equipo realizaron un minucioso reconocimiento de la zona en busca de fragmentos del bólido, alguna prueba de lo que supuestamente se estrelló en el bosque. Por el estado del terreno y sus alrededores, el objeto debería de ser de gran tamaño y era imposible que no existieran restos del mismo.

La búsqueda resulto infructuosa, no localizaron ningún cráter ni fragmentos del meteorito. Una vez más, Kulik, decidió investigar en las aldeas de los alrededores y preguntar a los lugareños.

Y fue en Vanavara, una pequeña aldea situada a sesenta y cuatro kilómetros de Tunguska (Siberia), donde un hombre le relata en primera persona de lo que fue testigo aquel lejano día.

 

“Serían las siete de la mañana, yo estaba sentado en el balcón de un establecimiento comercial en Vanavara, cuando de repente siento como algo invisible me empuja de mi asiento y mientras estaba cayendo, como si todo fuera lentamente, observo como el cielo se parte en dos, el cielo pareció arder, y en ese momento, hubo una explosión y un gran estrépito, seguido por un sonido como de piedras que caían desde el cielo, y la tierra… tembló. Tuve que desprenderme de mi camisa porque parecía estar ardiendo”.

Con este testimonio, Kulik fue consciente de la magnitud de la explosión. Y durante catorce años de su vida se entregó a la ardua tarea de buscar una respuesta, encabezando varias excursiones a la zona, que le ocasionaron situaciones de riesgos, las cuales, sorteó gracias a su formación militar.

Kulik había servido en el ejército ruso y participado en la guerra ruso-japonesa de 1904, donde fue apresado. Nunca vaciló en utilizar su experiencia en combate ante situaciones que él consideraba hostiles y entorpecían sus investigaciones, todo un Indiana Jones a lo ruso.

Pero a pesar de toda su perseverancia, su búsqueda resultó ineficaz. Debido a ello, en 1939, Moscú decidió recortarle los fondos destinados a la investigación.

Soplaban vientos de guerra y Stalin se preparaba para ella. El interés del gobierno en la investigación de Kulik estaba motivado, principalmente, en la obtención de un material que le sería de gran utilidad para la guerra: Níquel y que Kulik les aseguró poder extraer del meteorito caído.

La guerra era inevitable y en 1941 las tropas nazis invadieron su patria, el deber le llamó y Kulik muere en 1942 al caer prisionero de los alemanes.

picmonkey-image-sr-1a

Pero nos dejó un importante legado: las investigaciones realizadas, archivos de películas y fotografías sobre Tunguska que sentaron las bases del estudio sobre este fenómeno.

Actualmente todo parece indicar que la explosión se produjo en el cielo por lo que obviamente no existe cráter de impacto. Eso explicaría el porqué los árboles de la zona del epicentro permanecieron en pie pero sin ramas, pero no responde a la pregunta de qué fue lo que originó el fenómeno.

picmonkey-image-explosion

La mayoría de los astrónomos coinciden en la teoría de que el bólido de Tunguska fue un cometa que se volatizó antes de tocar suelo, pero no se ha podido demostrar por la ausencia de pruebas, por lo que todas las hipótesis están abiertas.

Hay otros testimonios recogidos en los que se avista al objeto pero de distintas ubicaciones, y según estos, tenía una forma oval. Un pasajero del tren transiberiano declaró que vio un objeto brillante en el cielo moviéndose de la derecha a la izquierda.

Algo a destacar en los testimonios y que es coincidente en todos, es el cambio de trayectoria del objeto antes de estallar, un dato que altera el paradigma científico aplicado al comportamiento de cualquier bólido celeste que penetra en nuestra atmósfera.

Dispuestos a conjeturar podríamos pensar que se trataba de dos objetos distintos, o como otros investigadores rusos sugirieron en 1991 la posibilidad de una interceptación para evitar una catástrofe sin precedentes.

Lo que en ese caso abriría otro interrogante: ¿Quién en aquellos años disponía de esa tecnología para interceptar el objeto?

Las consecuencias que ocasionaron la explosión en el medio ambiente no suelen ser referenciadas pero resultan inquietantes ya que causaron una extraña radiación que provocó una regeneración acelerada de la taiga.

Análisis genéticos localizaron extrañas mutaciones en el RH de muchos nativos de la región de una de las aldeas próximas a la explosión. Así como alteraciones en determinados insectos como son las hormigas.

Después de todo lo expuesto, de una cosa estamos seguros, y la ciencia así lo admite. Tunguska fue el mayor enigma cósmico del siglo XX. Un fenómeno sin resolver y único en la historia de nuestra civilización, lo que dificulta las investigaciones ante la carencia de referentes.

El secretismo con el que la extinta Unión Soviética desarrolló las investigaciones sobre el fenómeno de Tunguska, inevitablemente, nos hace dudar sobre las explicaciones oficiales surgidas en torno al fenómeno y relacionarlo con los no identificados que sobrevuelan nuestros cielos sin aviso alguno.

En la segunda parte, continuaremos con la divulgación de otros casos de ovnis soviéticos y el entramado creado por parte de los organismos oficiales encargados de investigar estos fenómenos.

Mientras tanto… no olvidéis de mirar al cielo.

logo-articulo-mente

Posiblemente la necesidad de racionalizar lo inexplicable ha conducido al hombre a formular teorías que, si bien podrían estar fundamentadas, en la mayoría de los casos parece solo un intento de justificar lo injustificable y darle carpetazo al asunto.
La historia está llena de casos que al no poseer un comportamiento o explicación acorde con lo establecido en la ciencia, se le califica de fenómenos paranormales.
La telepatía, la clarividencia, las premoniciones, las experiencias cercanas a la muerte o los poltergeist, estarían incluidos en esa clasificación.
Fenómenos que, debido a su espontaneidad, son difíciles de producir en un laboratorio para su investigación, pero que se han testimoniado desde tiempos remotos en todas las culturas del planeta.
Sin embargo, se han empeñado en convencer a la sociedad de que dichas anomalías son provocadas por estados alterados de conciencia, sugestiones de la persona que la experimenta, es decir, un producto de nuestra mente.
Expresándolo de esta forma, simplifican y restan importancia al fenómeno sin concederle un reconocimiento científico oficial, desacreditando los casos, sus investigaciones y a sus investigadores.
Y la pregunta que uno se hace es… ¿Acaso no es igual de asombroso aceptar que la mente pueda ser el desencadenante de esos fenómenos?
La ciencia establece un vínculo entre mente y fenómeno – una causa efecto – para explicar dichos fenómenos. A su vez reconoce públicamente que muchos otros no tienen una explicación científica y no está causado por ningún tipo de enfermedad, lo que nos lleva a una situación paradójica entre la explicación y la negación de esos fenómenos…

un-poco-de-historia-2

 

Oficialmente o desde que han permitido que tengamos acceso a esa información, hace más de cien años que los fenómenos paranormales han sido objeto de estudios.
En 1882, tanto en Inglaterra como en Norteamérica, casi simultáneamente, se fundaron Sociedades para la Investigación Psíquica, formadas por científicos y eruditos de la época para el estudio riguroso y crítico de estas fenomenologías.

    Miembros fundadores de la Society for Psychical Research (Inglaterra 1882)

Miembros fundadores de la Society for Psychical Research (Inglaterra 1882)

 

Dichas sociedades fueron organizadas en pequeños comités a las que se les asignaban a cada uno de estos una especialidad distinta y que hoy lo conocemos como unidades multidisciplinares, con la finalidad de contemplar y analizar los fenómenos desde diferentes puntos de vistas.
Tenemos que tener en cuenta que todo este proyecto se desarrollaba en un contexto nada propicio para ello, estamos hablando del siglo XIX, una época marcada por la moda espiritista.
Este fue uno de los inconvenientes que tuvieron que sortear estos investigadores, la parafernalia del fenómeno espiritista de la época ponían en riesgo sus estudios y su reputación.
Algo que parte de la comunidad científica más ortodoxa aprovechaba para denigrar el proyecto que esos investigadores colegas suyos realizaban. Una actitud que actualmente no ha cambiado mucho.
Pese a todo, las investigaciones siguieron su curso inalterable consiguiendo avances importantes en la materia. Algunas de las obras surgidas de las mismas llevaban títulos tan sugerentes como: Los fantasmas vivos, en la que se sentó las bases del estudio parapsicológico. Recordar una vez más que hablamos del siglo XIX.
Se elaboró un insólito Censo de Apariciones, registrándose en éste más de 17.000 respuestas, demostrando que el fenómeno era más habitual de lo que generalmente se pensaba.
Estos comités desarrollaban análisis de fenómenos tan variopintos como: la telepatía, la hipnosis, los fenómenos espiritistas y las experiencias en el momento de la muerte… así como la influencia que la mente pudiera ejercer en esos casos.
En 1889 se crea el término parapsicología, definiéndose como “la ciencia de los fenómenos que desbordan el curso normal de la vida psíquica.”
Si hace más de cien años, se realizaban y llegaban a este tipo de conclusiones, y con los medios disponibles de antaño ¿no es extraño que actualmente sigamos sin esclarecer la naturaleza de estos fenómenos?

mente-y-fenomeno

La mente humana continúa siendo un verdadero reto para la ciencia. Pero la disponibilidad de visualizar el cerebro a través de instrumentos científicos, minimiza lo asombrosa que es y tendemos a pensar que ya está todo, o casi todo investigado, sin percatarnos de que lo que estamos contemplando no es la mente, sino el órgano que hace posible esa facultad… nadie ha visualizado la mente.

Su complejidad es comparable a la del Universo, del que solo conocemos una mínima parte de la inmensidad que guarda. Y aun así, suelen aparecer nuevas teorías que nos obliga a replantearnos ese conocimiento.
Con el estudio de la mente, ocurre lo mismo. Conocemos que determinadas personas pueden utilizarla para lograr objetivos inalcanzables para muchos, y esto, causa admiración por la mayoría que lo considera un don exclusivo de ciertas personas.

Sin embargo, y a raíz de esos estudios, esa facultad, parece residir innata en todos nosotros, sólo que no se llega a desarrollar. El motivo o los motivos, son consecuencia directa de nuestro modelo educativo; el cual define a la mente como algo que nos permite vivir dentro de la cordura, asimilándolo ya desde nuestra infancia, como una ley inviolable.

funciones-hemisferios-cerebralesHasta finales del siglo XX, las personas que involuntariamente eran protagonistas de estos casos paranormales o que sus comportamientos fueran excéntricos eran consideradas enfermas mentales.

En ocasiones sí que eran provocadas por trastornos mentales del individuo que imaginaba el fenómeno, y en otras, eran fraudes simplemente. Pero en el resto de los casos no habían explicaciones.

Y además, existía un interés añadido por la psiquiatría convencional y el tándem formado por médicos y farmacéuticos en considerar que la causa de todo este fenómeno estuviera provocada por una enfermedad psicológica susceptible de ser tratada mediante el uso de medicamentos.

Una situación que en los años noventa cambió parcialmente debido principalmente a una sensibilidad cultural distinta en la que se contemplaba otras teorías diferentes de las convencionales propiciando investigaciones acordes a ese “nuevo enfoque.”

Actualmente la información que nos llega es mínima, sospechando que nos ocultan, como es habitual, los resultados de dichas investigaciones.

CONCLUSIÓN…

Solo he arañado, en este breve artículo, la superficie de un enigma que nos acompaña desde nuestros orígenes. Un enigma que hay un sector interesado en que continúe siéndolo para prolongar el negocio que hay montado tanto a nivel científico como seudocientífico y que son los únicos beneficiarios de ello.
Se produce una letal dualidad en la que una parte nos quiere como enfermos crónicos y por otra, creyentes incondicionales, ya que ambas situaciones les genera lucro.
Nada es tan simple ni tan extraño como nos quieren hacer creer. La mente puede ser un concepto abstracto pero quien la origina es un organismo tangible y lo que nos transciende es nuestra propia naturaleza que es el verdadero enigma.
Muchas cosas no alcanzamos a entenderlas y otras están etiquetadas por nuestro modelo cultural encargado de limitar la transcendencia de cualquier tema fuera de esa clasificación impuesta.
En el pasado, filósofos, científicos y escritores aludían a esa facultad que la mentalización ejerce sobre nuestros deseos para lograr un objetivo en nuestras vidas. Solo que ellos creían que la mente residía en el corazón y por ello en sus escritos y reflexiones utilizaban dicha palabra cuando realmente se estaban refiriendo a la mente.
Como podemos ver, siempre se ha tenido esa percepción de que existe una fuerza o energía impulsora, implicada en cualquiera de las acciones extraordinarias que el hombre ha producido o de la que ha sido testigo.
Las redes sociales se encuentran inundadas de frases con ese contenido casi a diario. Pero no pasa de ser poco más que un objeto banal y decorativo.
Creo que no somos conscientes de lo trascendental que es reconocer que nuestra mente sea capaz de causar esos u otros tipos de fenómenos.

Sistemáticamente se resta importancia a la fenomenología paranormal, ridiculizando con frecuencia al fenómeno y a sus investigadores.
En la mayoría de los casos, los fenómenos se producen de forma espontánea e incontrolable, como si estableciéramos, sin pretenderlo, una conexión con un campo psíquico más allá de nuestra realidad material.
Algo que hace teorizar, a determinados investigadores, que pueda existir una dimensión adicional de la realidad. En un universo en el que todo estaría interconectado.
En las últimas décadas, la colaboración entre parapsicólogos y físicos ha abierto una vía interdisciplinaria favoreciendo nuevas teorías y la contemplación de estos y otros fenómenos, desde puntos de vista distintos, logrando obtener una comprensión global de la naturaleza del mismo.
Pero para que todo esto consiga el resultado deseado, es necesario que cambie la conciencia de aquellos que nos gobiernan.
Una tarea que nos parece muy difícil, puesto que los poderes fácticos no estarán jamás dispuestos a renunciar al sistema implantado.
Dependerá más de cada uno de nosotros, cambiar dicha situación y colaborar con nuestro espíritu crítico para hacer posible la verdadera revolución: la de nuestro interior.

Y para cerrar, una frase de Alexis Carrel, biólogo, médico e investigador científico, que nos invitará a reflexionar:

“De todas las cosas que el hombre conocerá, la última probablemente será él mismo”

SOLOS (IV) El caso Travis Walton

Cielo estrellado

Siguiendo con el tema de las abducciones, este segundo caso que podréis leer a continuación, está enmarcado dentro de aquellos que, debido a la ausencia de pruebas que demuestren su falsedad, siguen siendo actualmente una incógnita. Un caso similar al del matrimonio Hill, pero con un mensaje distinto e inquietante para la persona que lo experimentó.

El caso Travis Walton

Snowflake (Arizona) 5 de noviembre de 1975.

Aquella noche, Travis Walton, un joven de 22 años, finalizaba su jornada en el Parque Nacional de Sitgreaves, donde realizaba sus funciones como empleado forestal. Sus compañeros, como era habitual, le esperaban en la camioneta que le llevaría de vuelta a casa.

Apache National Forest

Apache National Forest

 

Todos ellos formaban el equipo de madereros del Parque Nacional de Sitgreaves. Travis, era un joven trabajador y el más inquieto del grupo. Su mejor amigo, Mike Rogers, era operario en una empresa maderera y lo había contratado para ayudar a retirar matorrales y maleza de la zona.

Collage Grupo con Travis Walton

Collage Grupo con Travis Walton

Travis se encontraba sentado al lado del conductor conversando jocosamente de lo acontecido en el día. Se hacía de noche y todo transcurría como cualquier otra noche de regreso a casa ¿por qué tenía que ser diferente esta?

carretera1

Cuando comenzaban a salir del parque, Travis detecto un destello procedente de una zona que quedaba ocultada por la arboleda, era un resplandor diferente al que cualquier linterna o foco de un automóvil pudiera causar. Se giró para advertir a sus compañeros de su visión, contemplando que todos miraban en la misma dirección, también ellos habían presenciado la luminosidad surgida de entre los árboles. La luz permanecía inmóvil en el mismo lugar, su color azulado, hizo que descartaran que pudiera tratarse de un incendio. Detuvieron el vehículo. Todos observaban en silencio aquella extraña luminaria suspendida en el aire. No lograban distinguir que era aquello. Nadie se atrevía a salir de la camioneta. De repente, aquella luz se inclinó mostrando su forma discoidal y de color plateado, algo que irremediablemente hacía pensar que podría tratarse de un objeto metálico, y no de una simple luz.

Esfera azul

La situación de asombro, se transfiguró en miedo. En el interior de aquella camioneta la tensión era insoportable, nadie sabía cómo actuar, hasta que un portazo en la cabina del copiloto les devolvió a la realidad. ¡Travis!¡Travis regresa! Gritaron sus compañeros. Caminaba en dirección a esa luz sin que aparentemente les oyera llamarle. Todos discutían entre ellos ¡tenemos que impedirle que continúe! ¡No sabemos que es esa luz! se increpaban entre ellos.

Cuando Travis se encontraba casi debajo de aquel extraño objeto, éste comenzó a emitir un fuerte zumbido, proyectando seguidamente un haz de luz azulada hacia Travis que le envolvió elevándole del suelo. Todo ello, ante la mirada atónita de sus compañeros que se encontraban paralizados por el miedo. A continuación, Travis fue lanzado violentamente a más de tres metros contra el suelo. El pánico se desató en aquellos hombres que desde la distancia habían sido testigos del incidente y huyeron con la camioneta a toda velocidad de aquel lugar.

Todo era caos y confusión entre ellos y cuando comprobaron que aquel objeto no les seguía detuvieron el vehículo. Discutían entre ellos y se culpaban mutuamente de no haber intentado ayudar a Travis hasta que finalmente decidieron retornar para buscarlo.

Pero Travis no se encontraba allí. Este hecho, les provocó una ansiedad desmedida y comenzaron a gritar su nombre esperando que se encontrara deambulando por la zona. No hubo respuesta. Buscaron y buscaron por todas partes pero Travis… había desaparecido.

Y esta fue la descripción que relataron telefónicamente al ayudante del sheriff Chuck Ellison y posteriormente al propio sheriff Marlin Gillespie de la desaparición de Travis cuando llegaron al pueblo. La policía, ante la increíble versión de los hechos y las sospechas que les suscitaba, obligó al grupo a regresar con ellos a la zona donde se produjo el incidente para detallarle con exactitud la ubicación y buscar de nuevo a Travis.

Al día siguiente, se organizaron grupos de voluntarios que trabajaron en conjunto con los agentes policiales para rastrear la zona. También helicópteros de la policía y de los bomberos sobrevolaron el lugar. Ninguna de las acciones emprendidas lograron su cometido, oficialmente Travis Walton había desaparecido.

En los días posteriores, la noticia transcendió a los medios informativos y el pequeño pueblo de Snowflakes (Arizona) fue invadido literalmente por investigadores, periodistas, ufólogos, etc. Organizaron nuevas exploraciones, a pie, en vehículos, a caballo, con perros sabuesos e incluso con helicópteros. Nada, sin rastro alguno de Travis Walton. La incredulidad creció entre la población ante la versión declarada por el grupo sobre la desaparición de Travis.

Snowflake

El sheriff Gillespie volvió a analizar la declaración que realizaron en conjunto aquellos hombres y cada día que pasaba le resultaba más difícil de aceptar. La sombra del homicidio planeaba sobre el grupo. A raíz de ello, la situación se convirtió en un infierno para aquellos cinco hombres que fueron acusados de asesinato. Socialmente se producían juicios paralelos que afirmaba la creencia de que la abducción era un fraude para encubrir el crimen cometido por aquellos hombres. La situación se agravó al revelarse que uno de ellos tenía antecedentes penales y todas las sospechas se centralizaron en él.

Ante la presión social, el sheriff Gillespie, reunió a sus agentes y resolvieron someterlos, por segunda vez, a un interrogatorio individual en compartimientos aislados. En ningún momento, una vez más, se produjo contradicciones en las declaraciones. Solo les quedaba por pasar una última prueba; la del polígrafo (el detector de mentiras).

El 10 de noviembre, cinco días después del incidente, fueron sometidos al detector de mentiras. La sorpresa fue mayúscula en el momento que el polígrafo Cy Gilson presentó su informe del examen en el que se decía: “Que habían dicho la verdad y por tanto pasaron la prueba“.

Informe Polígrafo

Informe Polígrafo

 

El caso seguía abierto, Travis Walton continuaba desaparecido, no había cadáver, por lo que no se podía certificar muerte alguna. Y después de toda la investigación llevada a cabo, tampoco se podía relacionar con un caso de homicidio. ¿Qué le había sucedido a Travis Walton aquella noche del 5 de noviembre? y lo más desconcertante: ¿Dónde estaba? Pero algo estaba a punto de suceder que cambiaría la situación.

Aquella misma madrugada, la hermana de Walton recibe una llamada telefónica, cuando contesta, una voz suplica que le ayude que se encuentra en una cabina telefónica en la estación de gas Heber, aquella voz se identifica como Travis Walton. Al principio, su cuñado Grant que es quien contestó a la llamada, no da crédito a lo que escucha y piensa que se trata de otra de las tantas bromas pesadas que fueron recibiendo desde la desaparición de Travis.

“¡Grant, soy yo! ¡Necesito ayuda, por favor, ven a por mí!”

Sin duda alguna era él, era Travis. Salieron de inmediato hacia la dirección indicada por Travis. Lo encontraron desplomado al lado de la cabina de donde había realizado la llamada telefónica. Estaba desorientado, en su semblante se reflejaba el miedo que había padecido y murmuraba constantemente las palabras “seres, horribles, ojos, muchos ojos” Estaba vestido con la misma ropa que tenía el día de su desaparición.

cabina telefónica

cabina telefónica

 

Travis reaccionó cuando le abrazaron y comenzaron a llamarle por su nombre, en sus ojos se transmitía el consuelo que le suponía volver a verlos, se sintió protegido. Desorientado, Travis preguntó cuantas horas habían pasado desde que desapareció. La respuesta recibida, de que había estado casi una semana desaparecido, le sumió en un profundo estado de perturbación.

Regresaron a casa y una vez allí, Travis les relató lo que le había sucedido:

“No recuerdo como baje de la camioneta, ni que fue lo que me impulsó ir hacia aquella luz. Pero si recuerdo con claridad como aquel haz de luz azulado atravesó mi cuerpo. No sentí daño alguno. Solo una sensación de ingravidez y seguidamente perdí el conocimiento. Desperté sentado en un sillón reclinable. Apenas podía abrir los ojos, ya que había una luz intensa sobre mi cabeza que me lo impedía. Era extraño, pero no sentí miedo alguno. Creía que me encontraba en la habitación de un hospital. Pasados unos minutos, noté que no me encontraba solo en aquella habitación. Unas sombras comenzaron a surgir de la oscuridad rodeándome. Cuando se posicionaron a mi altura, la luz que me alumbraba, me permitió ver que su aspecto no era humano, desde luego donde me encontraba no era un hospital. Vestían con una especie de mono anaranjado. Al intentar incorporarme, noté como todo mi cuerpo me dolía, también sentí dificultades para respirar. Tenía mucho miedo ante la presencia de aquellos seres que me miraban fijamente y en silencio. Les grité que se fueran que me dejaran en paz, pero no produjo efecto alguno sobres esos seres que permanecían inmutables, observándome. Mi angustia crecía por segundos. Miré a mí alrededor y cogí un tubo cilíndrico, aparentemente de cristal, para romperlo y hacer un cuchillo improvisado, pero por mucho que lo intenté, aquel tubo era irrompible. Mi desesperación hizo que me abalanzara sobre uno de aquellos seres y le empujase con todas mis fuerzas. Ante ese gesto, aquellas criaturas, fueron desalojando la habitación. Aproveché y salí corriendo fuera de la habitación. Me dirigí por un pasillo que daba a otra habitación adyacente. Algo me hizo mirar hacia el techo. Y vi proyectada estrellas y galaxias, como si de un planetario se tratase. En el centro de la habitación había una silla, el brazo izquierdo de la silla tenía una especie de joystick que manipulé y observe que las estrellas proyectadas giraban a mi alrededor. Continué con mi huída volviendo al pasillo donde divisé una especie de rectángulo en la pared que semejaba una puerta. Me dirigí hacia ella pero un ruido detrás de mí hizo que me girara. Entonces lo vi, era, o al menos a mí me pareció, un ser humano. Vestía con un traje azul y un casco de vidrio. Cuando me acerqué a él, sus ojos eran anormalmente grandes y de color dorado. Pero no sé por qué razón me inspiró confianza. Comencé a preguntarle por lo que me estaba pasando. Le roge que me hablará que me ayudara…el me ignoró y me condujo a una habitación. Allí había otros seres humanos como yo. Me obligaron a sentarme en una mesa con ellos. Estaba a punto de perder la cordura. No resistía por más tiempo esa tensión. Tiritaba y un sudor frio recorrió todo mi cuerpo. Uno de ellos me puso una máscara de oxígeno y perdí de inmediato el conocimiento. Cuando lo recobré estaba tumbado al lado de la cabina telefónica.”

Después del asombroso relato, vendría la parte más trascendental del incidente; el impacto social que la vuelta de Travis causaría.

Como era de esperar el regreso de Travis Walton conmocionó al pueblo y parte de la sociedad americana. Cuando Travis se encontró con sus compañeros, estos se sentían profundamente avergonzados por su conducta al haberlo abandonado. Inmediatamente fueron retirados los cargos imputados a sus compañeros. La policía tenía otra investigación que realizar: la reaparición de Travis Walton.

Una vez que la policía escuchó el testimonio de Travis Walton, la conclusión que obtuvieron fue semejante a la del incidente de la desaparición. Un relato fantástico que desafiaba todo lo conocido hasta entonces y que desde luego era difícil de creer. La experiencia con el grupo sirvió que sin dilación alguna sometiera a la prueba del polígrafo a Travis Walton.

Una vez más el resultado fue positivo: Travis Walton decía la verdad. Travis Walton se convirtió en un personaje público.

Mediante posteriores sesiones hipnóticas, Travis, fue aportando más datos de lo acontecido a bordo de esa supuesta nave extraterrestre, con lo que el testimonio obtuvo una dimensión desmesurada. Convirtiéndose en uno de los casos más famosos de abducciones extraterrestres.

Portada Libro

Portada Libro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  En 1990 publicó Fire in the sky, The Walton experience, (Fuego en el cielo, la experiencia de Walton), un libro que relataba su historia. En 1992, dicho libro fue adaptado al cine y surgió una película del mismo título Fuego en el cielo.

Fuego en el Cielo

En 2009, Travis Walton fue invitado a un show televisivo, The Moment of Truth (El Momento de la Verdad). Allí, fue sometido a la prueba del polígrafo, y sus respuestas fueron las mismas. Pero el informe del polígrafo registró que había mentido cuando respondió “Sí” a la pregunta de si había sido abducido por un ovni en 1975. Aprovechando dicha situación, el presentador intenta desacreditar a Travis e incluso se burla de él. Travis muestra su disconformidad, y solicitaría a la “Global Polygraph Network”, un estudio del procedimiento utilizado en el programa. Una vez realizado, se determinaría que el mismo, fue incorrecto y el informe quedaría anulado.

Pero las dudas ya estaban sembradas y para un sector de la opinión pública, no estaba todo tan claro. El hecho de que los familiares demorasen el comunicado del retorno de Travis levantó sospechas sobre la autenticidad del caso. Se pensó que dicho retraso fue utilizado para urdir un complot y obtener un beneficio económico, Mike Rogers, amigo y contratista de Travis, atravesaba una situación económica delicada y sin duda dicha experiencia podría reportarle beneficios económicos especialmente a él y al resto de sus compañeros como ya lo estaban consiguiendo.

Philip Klass

Philip Klass

 

Philip Klass, un escritor de origen británico especializado en novelas de ciencia ficción, se mostró muy discrepante con el incidente de Travis Walton. Según éste, el rapto que Travis Walton sufrió y lo que experimentó en el interior de la nave espacial solo fue atestiguado por él mismo. Por lo tanto no existe corroboración del suceso, permaneciendo como un relato subjetivo. Y también utilizó el informe del polígrafo, emitido por el show The Moment of Truth, para apoyar su teoría negando que se realizara incorrectamente.

Sin embargo, nunca, ninguno de estos movimientos, pudieron demostrar que Travis Walton mintiera. Solo sirvieron para que adquiriera mayor notoriedad. La duda, desde luego, continuará planeando sobre el suceso, pero este es uno de los pocos casos de abducción que hasta la fecha no ha podido ser desmentido.

Travis Walton

Travis Walton

 

 

 

 

 “Hace muchos años que salí de una camioneta del trabajo en el  bosque nacional y corrí hacia un OVNI grande que brillaba  intensamente y que flotaba en el aire en la oscuridad de la  noche en Arizona. Pero cuando tomé esa decisión profética de dejar la camioneta, dejé detrás algo más que a mis seis compañeros trabajadores. Yo estaba dejando para siempre toda la apariencia de una vida normal, corriendo precipitadamente hacia una experiencia inmensamente abrumadora en sus efectos, tan devastadora en sus consecuencias, que mi vida nunca, nunca puede ser la misma para siempre.”
                                                                                                                                                          Travis Walton.

A %d blogueros les gusta esto: