logo-ovni2

 

El incidente de Tunguska a pesar del mutismo oficial y la escasa difusión del mismo demostraron a la URSS y posteriormente al resto del mundo nuestra fragilidad como especie. Un acontecimiento que arrasó una gran extensión de terreno a una distancia de más de 3.000 Km de Moscú. De haberse originado en la capital, millones de personas habrían perecido aquella madrugada del 30 de junio sin que les hubiera dado tiempo a despertarse.

picmonkey-image-evento-tunguska

Un suceso único en el planeta y con numerosas inconsistencias resultando complicado catalogarlo como un fenómeno natural. Muchos de los testimonios recogidos aseguraban haber visto sobrevolar un objeto desde distintas ubicaciones antes de la explosión. En las descripciones se producían ciertas discrepancias entre la forma y su luz. Para unos era un objeto volador de color rojizo” y para otros “un objeto de color blanco azulado similar a una estrella”. Pero todos coincidían en que se trataba de una luz muy distinta a las que habitualmente se observaban en el cielo y que por su comportamiento no era identificable con ningún objeto conocido.

Sin embargo una vez finalizada la II Guerra Mundial se contempló una nueva teoría basada en la posibilidad de que la explosión fuera como consecuencia de un ataque a distancia perpetrado por algunos de sus enemigos y que resultó fallido en el objetivo. Una sospecha que aumentó al encontrarse supuestas pruebas que podrían argumentar esta teoría.

historia-soviet1

Cuando Alemania fue dividida por los ejércitos aliados se dice que encontraron planos elaborados por los nazis en los que se detallaban nuevos modelos de aviones y prototipos de armamentos desconocidos con un gran poder destructivo con los que pretendían ganar definitivamente la guerra. De ser cierto dicho hallazgo se desconoce cómo fue el reparto del mismo entre los aliados. Si bien no se ha podido demostrar, debido a la falta de evidencias, no es descabellado pensar que algo de verdad podría haber en esta suposición.

Se formaron dos bloques en el mundo después de la II Guerra Mundial la URSS y los EE.UU., originando el período que todos conocemos con el nombre de Guerra Fría. Una etapa de alta tensión protagonizada por dos potencias antagonistas.

divisionalemania

La situación se fue agravando con el paso de los años hasta alcanzar un grado de hostilidad casi insostenible con el riesgo real de una confrontación entre las dos potencias, al menos eso era lo que se escenificaba.

En la URSS nunca se olvidó el devastador efecto provocado por el evento de Tunguska. El coronel soviético Alexander Kazantsev estableció una inquietante semejanza con las dos bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki asegurando que los efectos fueron los mismos. La teoría de un ataque a distancia parecía ganar terreno y adeptos.

Todo esto impulsó a la URSS a emprender distintas líneas de investigaciones sobre el incidente ya que al parecer el propio Stalin estaba interesado y no descartaba la posibilidad de que un objeto volante no identificado fuera el causante de la explosión.

Y para acrecentar más aún el interés por los no identificados el cielo se convirtió en el escenario de acontecimientos extraños teniendo como protagonistas absolutos… unas luces desconocidas.

soviet6

Numerosos casos de avistamientos se originaron en aquella época. Stalin prohibió bajo su mandato cualquier tipo de investigación y divulgación sobre estos temas, pero internamente se investigaron y elaboraron informes sobre los mismos. Según datos extraídos por sus cronistas, Stalin estuvo siempre muy interesado por el fenómeno de los no identificados.

Y lo demuestra el envió de una insólita citación a Serguéi Koroliov, científico y diseñador de cohetes en el Kremlin. Posteriormente fue diseñador principal del programa espacial soviético. Todos temían lo peor. Koroliov era un ex prisionero del Gulag y se encontraba siempre vigilado y bajo sospecha por lo que dicho requerimiento no parecía presagiar nada bueno para él.

picmonkey-image-koroliov

Sin embargo Stalin no lo había requerido por motivos políticos. Stalin estaba indagando los rumores que llegaban hasta él sobre la supuesta captura de un platillo volante en Roswell, Nuevo México, mostrando ante el asombro de Koroliov, multitud de informes sobre avistamientos y testimonios documentados con fotografías realizados en la Unión Soviética.

picmonkey-image-roswell

Allí se encontraba Koroliov cara a cara con el máximo mandatario en una situación insólita. Por un momento pensó que se trataba de un engaño para tener motivos de acusarle de nuevo pero rápidamente descartó dicho pensamiento cuando el propio Stalin le dijo que quería que estudiara los casos y le diera su opinión científica.

Dispuso para dicha labor un apartamento especial para Koroliov y le dio tres días para llevar a cabo dicho encargo, siempre bajo vigilancia policial.

Una vez finalizado el plazo Stalin lo citó de nuevo. El científico no dudo en afirmar que el fenómeno era real y que esos objetos volantes (ovnis) no eran vehículos enemigos y obviamente no presentaban una amenaza. Añadió también que por el comportamiento de dichos objetos parecían evidenciar que estaban tripulados. Una opinión que no provocó en Stalin asombro alguno. Al parecer otros colegas de Koroliov habían opinado de la misma forma.

Aún así el Kremlin continuó con su política de prohibición y negación sistemática del fenómeno, no estaba dispuesto a compartir el resultado de las investigaciones secretas que en torno al fenómeno se habían realizado y las que seguirían produciéndose en los años venideros.

Imagino que el paralelismo de esta postura con la que actualmente se mantiene poco puede sorprender, pero sí que podemos observar que la actitud política frente al fenómeno sigue siendo la misma después de más de un siglo y bajo cualquier régimen.

soviet5

Desde la clandestinidad numerosos grupos de civiles interesados en el fenómeno ovni clasificaban los casos y recogían los testimonios realizando una profunda investigación de campo. Una actividad bajo amenaza policial por estar considerada ilegal.
En medio de toda esta situación surge un tal Felix Ziegel doctor en matemáticas y astronomía, considerado el padre de la ufología soviética. Ziegel participó activamente en las investigaciones sobre el fenómeno. Sus indagaciones estaban focalizadas en averiguar el origen de esos objetos no identificados.

picmonkey-image-ziegel

Organizó conferencias secretas exponiendo las conclusiones de sus indagaciones. En todas ellas solicitaba la participación activa de los ciudadanos soviéticos en el caso de ser testigos o de informar si conocían a alguien que hubiera tenido un avistamiento.

Gracias a esas labores clandestinas tenemos testimonios tan interesante como el de Apraksin, un piloto de pruebas soviético que tuvo dos avistamientos ovnis. Uno el 16 de junio de 1948 encontrándose en pleno vuelo a 10.500 m de altitud y otro en 1947. En ambas situaciones el piloto persiguió al objeto y éste reacciono hostilmente y casi no sale vivo de su segundo encuentro.

Apraksin estuvo hospitalizado dos meses y medio. Según su relato el ovni le lanzó un haz de luz dañando el equipo eléctrico, el sistema de comunicaciones y quebrajó el cristal de la cabina.
Este testimonio fue proporcionado por samizdat una publicación clandestina dedicada a la divulgación ufológica soviética y a la literatura prohibida y que era leída por un gran porcentaje de la población.

Entre los años 50 y mediados de los 60 se registraron más de 15.000 avistamientos de ovnis. Todos ellos certificados por los pilotos de las fuerzas aéreas soviéticas. Descartando aquellos causados por fenómenos naturales, invasiones del espacio aéreo por satélites espías, el resto no tenían explicación.

Es obvio que la sociedad soviética era consciente y partícipe de los fenómenos que se producían en sus cielos. Pero el hermetismo al que estaba sometido el tema ovni se convertía en una barrera casi infranqueable.

Para colmo las pocas noticias que se filtraban eran manipuladas por la política occidental, lo que nos ha llevado a un profundo desconocimiento y a una falta de reconocimiento de la importancia que el fenómeno tuvo en Rusia.

logo-soviet7

 

Bakú es actualmente la capital más poblada de Azerbaiyán y es conocida como la ciudad de los vientos por la intensidad de los mismos que la azotan durante todo el año. Durante la II Guerra Mundial fue objetivo de la Alemania nazi por sus campos petrolíferos. Y fue en esta zona donde se produciría un extraño avistamiento. Y digo lo de extraño puesto que los testigos no fueron autóctonos del lugar sino que fueron un grupo de infiltrados estadounidenses que realizaban un viaje en tren con el objetivo de recoger información (espiar) sobre ciertas filtraciones que indicaban que los soviéticos realizaban ensayos de armas y vehículos experimentales.

El 19 de octubre de 1955, dicho grupo se encontraban a bordo de un tren con destino a Tiflis la capital de Georgia y cuando atravesaban la zona de Bakú observaron unos extraños objetos luminosos en el cielo.

1365407582_armeniya-gruziya-azerbajdzhan

La zona era llana sin edificaciones o instalaciones de cualquier tipo. El cielo estaba despejado y comenzaba a oscurecer. Y en ese momento divisaron varias luces de color rojizo que ascendían verticalmente. Una de ellas se acercó al tren sin producir sonido alguno. Pasó por encima del tren iniciando un rumbo horizontal hasta desaparecer en el cielo. La observación duró entre 6 o 7 segundos.

Según describieron posteriormente los testigos en el informe realizado para sus superiores los objetos avistados eran similares a los del Proyecto “Y” de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas.

El Proyecto “Y” dirigido por John C.M. Frost, consistía en el diseño de una maquina voladora con forma de ala circular. Supuestamente se cree que la idea original fue obtenida a raíz de la confiscación de los planos nazis después de la Segunda Guerra Mundial.

picmonkey-image-ziegel2

¿Es posible que los soviéticos obtuvieran la misma información y estos la hubieran desarrollado antes con éxito? De ser así era evidente que iban por delante tecnológicamente hablando de sus adversarios.

O por el contrario también eran desconocidos para ellos esos objetos volantes…

logo-recapitulando

Entre 1957 a 1969 la Unión Soviética emprendió una acelerada carrera tecnológica asombrando al mundo, en particular a los Estados Unidos, su principal adversario, con sus avances en el terreno aeroespacial.

Una situación insólita para un país que antes de la guerra solo disponía de caballos y armamento liguero para luchar contra su enemigo y que tecnológicamente era inferior a ellos.

El caso es que ambas Naciones experimentaron una celeridad tecnológica inusual. Es como si tanto una como otra hubieran obtenido información y conocimientos avanzados para el contexto en el que se hallaban.

Y eso nos lleva a plantearnos diversas preguntas ¿fue a consecuencia de esa supuesta información nazi? ¿Localizaron o contactaron con algún tipo aparato volante no identificado? o ¿tan solo fue el progreso humano?

Hay disponible una gran cantidad de casos antes y durante la guerra. Informes directos del ejército soviético informando de extraños objetos voladores sobre sus tropas y los campos de batalla. Y no cabe duda alguna que esos casos fueron investigados y quién sabe hasta donde llegaron en sus indagaciones.
Nada se puede asegurar ni siquiera que todo lo que aquí expongo sea real. El nivel de manipulación ejercida por los gobiernos respectivos durante siglos ha sido feroz y han adaptado un “guión” basado en la historia pero en el que solo nos cuentan lo que más le conviene a sus intereses políticos..

logo-conclusion

La pieza central de todo es un rompecabezas al que denominamos Historia. Siempre nos faltan piezas o utilizamos unas que no encajan con su imagen. La Historia es una herramienta muy útil para quién gobierna. Con ella nos manipulan y nos influencian en nuestras creencias a todos los niveles.

Hábilmente han tejido una red de información ambivalente adaptándola según les convengan utilizando como objetivo primordial nuestras emociones. Todos desearíamos descubrir la verdad sobre los misterios que durante nuestra existencia nos han acompañado y que en la actualidad continúan sin revelarse.

El fenómeno OVNI es la columna vertebral de todos los misterios. Y es así porque conlleva una respuesta a la pregunta que los seres humanos hemos realizado a las estrellas. Y porque hay una voz en nuestro interior susurrándonos que formamos parte de ellas.

El fenómeno OVNI posee la cualidad de generar emociones en todos los que creemos en él y eso se convierte en una debilidad que aprovechan determinados grupos y corporaciones.

Recientemente se ha puesto a disposición de los ciudadanos la supuesta desclasificación de 80 expedientes de avistamientos “Expedientes OVNI” por el Ministerio de Defensa y se dice que han sido “obligados por la ley de la libre información” ¿De verdad hay alguien que crea que en ellos vamos a encontrar material sensible?

Esos expedientes son los que ellos consideran conveniente de revelar porque no aportan ni contradicen nada y forman parte de un proceso de desclasificación iniciado en los años 90 pero se utilizan como un medio de distracción ante la insoportable situación social que atravesamos.

Otro de los problemas al que se enfrenta el fenómeno es que no se investiga la naturaleza del mismo. La mayoría de sus investigadores se dedican a interpretarlo proyectando una imagen distorsionada pero que casi siempre les genera un lucro y un protagonismo mediático autoerigiéndose como autoridades en la materia y portadores de la verdad.

Es por ello que en los últimos años estamos observando una especie de sacralización del fenómeno por parte de ciertos autores ayudando a fortalecer determinados dogmas. Encontrando paralelismos sospechosos entre religión y fenómeno OVNI.

Para finalizar me atrevo a afirmar que el 98% de los casos ovnis contemporáneos son más terrestres que extraterrestres. Y personalmente me vale con ese 2% para creer en la naturaleza del fenómeno.

Pero sin atribuir procedencia ni intencionalidad alguna porque me gustaría hacerle justicia por lo que es y no por lo que desearía que fuera.

 

 

Anuncios

Etiquetas:

One response to “”

  1. pyisabel says :

    Tan interesante como inquietante, plantea ese tipo de dudas que asustan. Enhorabuena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: