Hay ciertos términos que evocan al pasado sin tener en cuenta que su significado nada tiene que ver con la forma de su verbo (presente, pasado o futuro). Uno de estos es el de genocidio. Fue muy utilizado y conocido después de la II Guerra Mundial. Antes de 1944 no existía dicho término y un abogado polaco judío Rafael Lemkin creó la palabra combinando “geno“, un término griego que significa raza, con el vocablo latino “cidio” que significa matar.
Es un método organizado de matanza selectiva de una raza con el objetivo de exterminarlos colectivamente. Un prototipo de crimen de estado porque solo este posee los recursos necesarios para ejecutarlo.
En el transcurso de la Historia los genocidios producidos en distinto rincones del mundo han causado la muerte de más de 60 millones de personas. Y tratar este tema resulta difícil ya que en seguida acudimos a las estadísticas y a la política trivializando la verdadera naturaleza del mismo.
Sin embargo, todos asociamos genocidio con el holocausto judío producido en la Segunda Guerra Mundial por la Alemania Nazi. Y esto es así porque la comunidad internacional lo reconoció como tal y desde entonces nos lo recuerdan constantemente haciéndonos creer que, lamentablemente, es exclusivo de una raza.
Pero ya lo he comentado en otros artículos, y es que la historia que nos han transmitido resalta hábilmente lo que políticamente les interesa y parece minimizar y casi condenar al olvido otros casos de genocidios tan terribles como el holocausto judío, pero sufridos por otros pueblos como el que a continuación expondré y que está considerado como el primero de la historia.

 

 

Durante la Primera Guerra Mundial (la Gran Guerra) entre los años 1915 y 1918 el Estado de Turquía ejecutó un plan consistente en deportaciones, embargos, secuestros, persecución, exterminio e inanición sobre el pueblo Armenio. Un año después de acabar la Primera Guerra Mundial, las atrocidades contra los armenios supervivientes continuaron.
La población armenia del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial era aproximadamente de dos millones. Según fuentes oficiales entre 1915 y 1923 un millón y medio de armenios fueron exterminados y toda la riqueza fue expropiada. La destrucción de las comunidades Armenias en las tierras de Asia Menor y Armenia del oeste fue total. Ejecutándose uno de los actos más graves contra la humanidad, la llamada limpieza étnica.
Un terrible hecho perpetrado por el Comité de Unión y Progreso, el partido político que detentaba el poder en el Imperio Otomano y que era conocido popularmente como los “Jóvenes Turcos
Para ejecutar la masacre de los armenios deportados, crearon una organización llamada Organización Especial, conformada por convictos y tropas irregulares y liderada por un médico: Behaeddin Shakir.
Como siempre sucede se intentó ocultar este hecho por parte del Imperio Otomano. Imponiendo una ley del silencio sobre su población, restringiendo cualquier tipo de información o fotografías del suceso.
Aun así las noticias recorrieron el mundo. Ciudadanos alemanes, Diplomáticos y misioneros de los EE UU y otros muchos extranjeros residentes en Turquía fueron testigos del Genocidio Armenio y difundieron las atrocidades cometidas contra el pueblo Armenio al mundo exterior.
Debido a ello cómplices de los Jóvenes Turcos, miembros del partido y administradores provinciales fueron acusados por sus crímenes al final de la Primera Guerra Mundial. Pero los principales criminales huyeron de Turquía evadiendo la justicia, aunque fueron juzgados en ausencia y encontrados culpables de crímenes capitales.

 

La noche del 23 de Abril y durante toda la madrugada del día 24 de 1915, cientos de ciudadanos de origen armenio, fueron arrestados e inmediatamente deportados para ser posteriormente asesinados por la Turquía Otomana. Por este hecho la comunidad de armenios cada 24 de abril conmemora al millón y medio de armenios asesinados. Simbolizando esta fecha los crímenes de lesa humanidad cometidos contra el pueblo armenio.

 

 

¿Por qué 102 años después sigue sin reconocerse el genocidio armenio por la comunidad internacional? A pesar de que en la actualidad existen más de 20 países que reconocen oficialmente estos sucesos como “genocidio”, entre los que figuran Argentina, Bélgica, Canadá, Francia, Italia, Rusia y Uruguay.
Lamentablemente la República de Turquía como política de estado niega sistemáticamente el mismo, pero está dentro de lo previsible aunque sea un acto incomprensible. Lo que llama poderosamente la atención es la postura de impunidad adoptada por la comunidad internacional.
Una actitud acondicionada al interés político. La OTAN necesita de Turquía porque es un emplazamiento militar estratégico en primera línea de frente en Oriente Medio y se convierte en un aliado fundamental para la OTAN, la Unión Europea y los Estados Unidos…

REFLEXIÓN…

Tantas veces acudimos pero de forma mística a las señales, y en este espantoso suceso de nuestra historia teníamos una, y bien clara. Estaba enviándonos un claro aviso sobre lo que en tiempos venideros vendrían si la indiferencia era la respuesta a estos actos.
Y es algo que en nuestro presente se está produciendo de nuevo ante tantas situaciones injustas contra colectivos que la política ha estigmatizado. Produciendo un tipo de genocidio que se mimetiza en nuestras sociedades modernas instalándose sutilmente. Que persigue el mismo objetivo y que todos contribuimos, a veces conscientes y otros manipulados, cuando culpabilizamos a un colectivo social y no a sus verdaderos culpables. Condenando a esa raza al ostracismo y al linchamiento popular. Un acto igual de detestable pero con el disfraz de lo políticamente correcto y de baja intensidad.

Y ya sabéis lo que se dice: Los pueblos que olvidan su historia… están condenados a repetirla.

 

 

Autor: Pedro Segura – llenodestrellas.com –
Fuentes consultadas:
http://genocidioarmenio.org/inicio/
http://armeniangenocide100.org/es/the-armenian-genocide/

 

 

¿ APARECIDOS ?

La penicilina fue uno de los descubrimientos más transcendentales del siglo xx que revolucionó el ámbito sanitario a nivel mundial. Salvó, y continúa haciéndolo, a millones de personas en todo el planeta. Para su descubrimiento fue necesario aproximadamente seis años de investigaciones científicas.
Teniendo en cuenta este dato y estableciendo un símil con las investigaciones paranormales yo me pregunto: ¿Cuál es el tiempo necesario para descubrir la respuesta a una determinada cuestión paranormal?
Con este artículo tengo la intención de abordar el fenómeno de los Aparecidos, desde un punto de vista diferente, para reflexionar libre de prejuicios sobre un fenómeno que, habiendo transcurridos 500 años, la naturaleza del mismo continua siendo desconocida.
Cinco siglos de Aparecidos persiguiendo la justicia que en vida le negaron. De errantes incorpóreos negándose aceptar su nueva condición y que arremeten enfurecidos contra un mundo tangible del que ya no forma parte. Descarnados de sus vidas por un amor no correspondido…
…O son Alucinaciones proyectándose en la mente de quienes las visualizan como respuesta a un duelo insoportable de admitir, a una enfermedad incurable, a un sufrimiento inaguantable.

¿Significa esto negar la existencia de la misma? Al contrario. Vincular el estado emocional con la fenomenología no pone en evidencia lo que el testigo experimenta, solo contempla la posibilidad de que sea el propio individuo el causante de ello porque todo converge en un mismo plano. En un punto donde la persona que experimenta la aparición desempeña un papel fundamental para que se produzca.
Para cualquier acto en esta vida necesitamos de unas herramientas que lo hagan posible. Salvo en determinados tipos de anomalías, que se presenta de forma espontánea, las apariciones están estrechamente vinculadas con la persona o el lugar donde se producen, debido a que, probablemente, son ellos la energía que pudiera generar esas apariciones.
Ya sea un fenómeno paranormal o una alucinación en ambos casos es evidente que ninguno de sus investigadores niega “la aparición” pero si cuestionan su origen. Y en este punto es donde sería necesario hacer una inflexión y preguntarnos por qué no unir ambas metodologías.
Sabemos de sobra que existe una negación, ocultación y muchos obstáculos, algunos insalvables, que el sistema impone a este tipo de investigaciones y a sus investigadores. Pero no olvidemos una cosa muy importante, también existen por parte de algunos investigadores más famosos una complicidad para mantener el misterio en torno a esta y otras cuestiones porque es su negocio.
Y por todo ello debemos de ser conscientes y críticos con el MISTERIO. Reconocer la contribución que la metodología científica ha tenido en mejorar muchos aspectos de nuestras vidas.
Esto no exime de crítica a la auto-interpretación tergiversada que la ciencia hace con los fenómenos paranormales y la estandarización de procedimientos que aplican a las investigaciones de estas anomalías.
En la historia tenemos muchos ejemplos de que la vida no siempre sigue un esquema fijo. La existencia está llena de ambigüedades que nos obliga a replantearnos constantemente cuestiones presentadas como verdades inamovibles.

Oliver Sacks, neurólogo y divulgador británico, decía que:

“Vemos a través de nuestros ojos pero también vemos con el cerebro, y ver con el cerebro a menudo se denomina imaginación.”

Realizaba esta afirmación después de años de estudios e investigaciones a pacientes que sufrían una serie de alucinaciones sin que padecieran enfermedades mentales. Las imágenes visualizadas por estos pacientes estaban dotadas de una lucidez inquietante llegando a experimentar sensaciones cognitivas pero que solo existían en su imaginación. Una privación sensorial era la causa. El cerebro proyectaba esas imágenes para paliar el sufrimiento que le producía la carencia de esa capacidad.
Y todo esto guarda un turbador paralelismo con el tema de los Aparecidos. Este interesante estudio sobre nuestra capacidad interna de paliar un daño proyectando imágenes que solo existe en la imaginación de quien la ve, nos abre una percepción a tener en cuenta para averiguar parte de la naturaleza de un fenómeno universal. Indudablemente no es la única pero me sirve como referencia para lo que intento expresar.
Y por supuesto en ningún momento afirmo que el fenómeno esté totalmente originado por una alucinación o una enfermedad. Pero estoy convencido de que el cerebro tiene una responsabilidad en el mismo…tal vez sea la bovina de hilo que necesitamos para tejer eso que tantas veces leemos y escuchamos: LA VERDAD.
Como antes comenté la vida es ambigua y una prueba de ello es la complejidad que el fenómeno adquiere cuando es experimentado por niños. Infantes que describen detalladamente la aparición de una persona que antes nunca habían visto y que por supuesto existieron. En estos casos discernir su causa resulta complicado desde un punto de vista científico.
No me voy a extender demasiado porque creo que ya existe demasiada información/desinformación y que no aportan nada novedoso al tema.
Tampoco voy a relatar alguno de los miles de casos reportados por el mismo motivo, eso está al alcance de cualquiera.
Mi intención es que percibamos desde un prisma diferente el fenómeno y no como quieren que lo concibamos. Creo en el MISTERIO pero no en el DOGMATISMO.
Y aquí somos culpables todos, los que creemos como los que no, los supuestos investigadores como sus detractores.
Porque estar en un bando como en el otro genera beneficios para ambos y no aportan nada al conocimiento solo tratan de proteger un ecosistema que han creado para su beneficio.

CONCLUSIÓN…

Pienso que existe algo innato en nuestra naturaleza que es lo que verdaderamente nos hace diferente a otras especies, y es la necesidad de transcender. Un animal no desea transcender salvo que busquemos una interpretación filosófica al hecho y esa es una de las características que nos ha convertido en la especie dominante del planeta.
Los seres humanos necesitamos respuestas a todo lo que nos sucede y las buscamos por todos los medios.
Antiguos chamanes experimentaron con determinadas hierbas con la creencia de encontrar las respuestas a muchas de las cuestiones que en esa época se originaban ¿Las encontraron? o ¿fue una alucinación lo que experimentaron?
Lo que podemos afirmar sin equivocarnos es que continuamos con las mismas preguntas y las mismas respuestas.
Y desde mi punto de vista personal, esto es así porque nuestro conocimiento está limitado por aquellos que se encargan de registrar la historia y los que se confabulan con los mismos.
Actuando con la intención de perpetrar un “crimen perfecto”, borrando todas las huellas, encubriendo cualquier sospecha, para corroborar la historia oficial.
Y yo les pregunto a estos sujetos: ¿No sabéis que no existe el crimen perfecto?

 

…DEDICADO A UN MUNDO FELIZ Y CORRUPTO

 

Dicen que las caquitas de los bebés no dan asco, una mentira más, porque huelen a los que huelen todas y producen el mismo asco. Pero es un dicho influenciado por la pureza del recién nacido.

Las que huelen a podrido son aquellas con las que cada día nos levantamos en forma de titulares, declaraciones, nuevas leyes, post en las redes sociales, etc.

Esas que aunque la laves el hedor persiste.

Esas que no puedes limpiar porque no hay papel higiénico suficiente para ello.

Apestan aunque la imagen exterior de sus causantes pueda parecernos impoluta.

Y lamentablemente, pises por donde pises, te la encuentras por todas partes y se hace imposible no mancharse.

Yo estoy desesperado por encontrar el pulsador o la cadena de esa cisterna para accionarla y que el agua arrastre todas esas heces.

¡Ah! y por supuesto sin olvidar pasar la escobilla…por si las moscas.

 

…SOLOS DE NUEVO

Desde hace un tiempo los medios de comunicación publican noticias sobre hallazgos que abren la posibilidad de que no estemos solos en el universo. Las redes sociales se hacen eco rápidamente de ello e inundan sus muros con los vínculos a esas noticias.

Personalmente nunca he tenido dudas sobre el tema. Creo firmemente que no estamos solos.
Pero como todo en esta vida existen matices. Creo que no estamos solos no porque existan seres semejantes a nosotros, que, posiblemente existan, si no porque la vida en el Universo está repartida en forma de extremófilos, microorganismos que poseen la capacidad de vivir en condiciones extremas y están localizados por todo el Cosmos, y eso, sin duda alguna, demuestra la existencia de VIDA.

Sin embargo no le concedemos la trascendencia merecida puesto que la concepción de no estar solos está vinculada con la semejanza.
Y llegado a este punto es cuando tengo sospechas de que en el fondo lo que se busca con ahínco es la existencia de Dios. Demostrar que todo está perfectamente diseñado por un arquitecto cósmico creador de todo.

Aunque pueda sonar discrepante, ya que son noticias científicas, tengo la sensación de que existe una alianza de intereses entre dichos antagonistas: Fe y Ciencia.
En los últimos tiempos el mensaje religioso se ha mimetizado para encajar su dogma. De la intransigencia de tiempos en los que se condenaban a muerte por decir que la Tierra no era el centro del Universo hasta contemplar actualmente la posibilidad de vida extraterrestre.

Así son los negocios para vender hay que adaptarse a las necesidades del consumidor aunque el mensaje continúe siendo el mismo de toda la vida.
Si mis sospechas, que solo son eso, sospechas, fueran ciertas, quien nos dice que esa ciencia aliada de la fe no ha ocultado algún descubrimiento trascendental sobre la vida en nuestro Universo. Un hallazgo silenciado que nos haría replantear nuestro concepto sobre la vida contrariando a la verdad institucionalizada. Protegiendo un credo ancestral inventado que ha manipulado desde siglos la voluntad de las personas y ha intervenido en nuestro avance como sociedad ralentizándolo con el objetivo de mantener el poder que esa fe les ha otorgado.

Y por ello continuamos estando solos, porque la vida que hayamos no está concebida a imagen y semejanza del sistema establecido.
Después de todo lo que estamos viviendo (soportando) en todos los ámbitos no sería para nada descartable ¿No creéis?…

Pedro Segura

Inmortalidad…

logo-pensamientos-transeunte

 

Los recuerdos son palabras que se escriben en la orilla de nuestra memoria y que las olas del tiempo arrastraran de ella.

Retornaran empujados por la misma marea que se los llevaron, vestidos de gala para la ocasión, impregnados del perfume que esas emociones los embriagaron.

Evocándonos, con sutil seducción, aquellas por las que amamos y sufrimos.

Por esas que en ocasiones nos hicieron buenos y en otras malos.

Nos revelaran despiadadamente que el tiempo no se detiene.

Que todo tiene un principio y un final.

Que un recuerdo es también la oportunidad que la vida nos ofrece para aprender y rectificar.

Y que a pesar de que todo es relativo y la vida fugaz, lo que hagas como lo que no, permanecerá en la memoria de aquellos que te amaron y odiaron, aunque ya no existas.

Y eso…es la inmortalidad.

Pedro Segura

¿El Plan B?

Hoy la mayoría de las portadas de distintos medios informativos tienen un titular que destaca por encima del resto: Reino Unido elige abandonar la Unión Europea. Inevitablemente he sentido una especie de “déjà vu“.

En el programa 2X03 de La Cuarta Esfera (http://www.ivoox.com/10263511), dedicado y de forma temática al III Reich, realicé una aportación al mismo, donde abordaba una teoría sobre la posibilidad de la existencia de:

EL PLAN B

A pesar de la supremacía nazi, el III Reich contempló la posibilidad de perder la Guerra. Por ese motivo se dice que existía un plan B. Se trata de un documento redactado el 7 de noviembre de 1944, cuya siglas son: EW-Pa 128, conocido también como RED HOUSE REPORT, donde se recogen los planes elaborados por diversos empresarios alemanes reunidos clandestinamente el 10 de agosto de ese mismo año en Estrasburgo y siguiendo las órdenes del III Reich, donde se detalla el diseño de la Unión Europea y se esboza, inclusive, el proyecto de una moneda única ¿el euro?
Un plan basado en la economía, trasladando el capital a países neutrales como es el caso de Suiza, con la finalidad de reconstruir un nuevo imperio alemán.

Todo esto adquiere matices inquietantes cuando la creación de una moneda europea fue propuesta en una reunión del grupo Bilderberg en 1955, presidida por el Príncipe Bernardo de Holanda, antiguo miembro de la SS antes de la Guerra y que huyó a Inglaterra cuando fue invadido su país.

Y si aportamos otro dato como que en 1958 Walter Hallstein, abogado alemán que fue detenido por los aliados en 1944 y a quién se le borró su pasado nazi, se le nombra primer Presidente de la Comisión de la Comunidad Económica Europea…no parece tan descabellada la teoría de ese plan B, la creación de un IV Reich basado en un imperio económico.
La crisis actual formaría parte de ese plan B, las concesiones de créditos, prácticamente impagables, el incremento de los impuestos, el descenso salarial, la política de recortes y austeridad, como consecuencia de dicha crisis, causaría en los países, sobre todo los situados al sur de Europa, perder parte de su soberanía y quedar sometidos por Alemania. Algo que puede ser definido como una invasión pero de tipo económica.
La versión oficial es que en 1942, Alemania al creer que tenía ganada la II Guerra Mundial, decidió reunir a economistas e industriales en Berlín con el objetivo de crear una “Sociedad Económica Europea” proponiendo una moneda para toda Europa y un solo Banco Central ubicado en Alemania, la base es la misma, este documento histórico existe y se puede consultar en el Catálogo Mundial OCLC (World Catalogue OCLC) con el núm.: 31002821 .

Soy consciente de que todo lo expuesto estaría dentro del marco de la conspiración, pero es que la historia esta fraguada por conspiraciones que originaron cambios en las sociedades a todos los niveles. Podéis indagar por vuestra cuenta y seguro que puede sorprenderos lo que encontréis… quién sabe si la verdad.

Recomiendo la visualización del cortometraje “La gran invención” del año 2014, dirigida y escrita por Frenando Trias de Bes, inspirado en este hecho.